Compartir

El Cabildo organizó un recorrido histórico por las entrañas de la presa de Soria, en la que cabe el agua de todas las presas de Canarias
Chira-Soria está en información pública y la previsión es que las obras empiecen este año y entre en funcionamiento en 2025
Morales anuncia la petición de la Medalla al Mérito del Trabajo para Juan Ramírez Betencourt, vigilante de Soria durante 61 años
 Bajó dos veces cada día sus 628 escalones hasta hace pocas semanas, cuando se jubiló a regañadientes con 84 años
Ramírez considera que la central supondrá la segunda vida de Soria 
 El salto a Cueva Niñas ha sido previsto a iniciativa del Cabildo para ser acometido en el futuro

 

El proyecto de la central hidroeléctrica de Chira Soria, actualmente en exposición pública, prevé su compatibilidad con un salto similar desde la presa de Soria, -cuyas entrañas fueron transitadas hoy en un recorridas inédito-,  a la de Cueva Niñas para que albergue otra central de 200 megavatios.

Los miembros del Comité Nacional de Presas y Embalses de España pudieron conocer los detalles de la central Chira-Soria, una de las obras de ingeniería más complejas del mundo en estos momentos, de la mano del presidente del Cabildo, Antonio Morales, y del director técnico para el desarrollo de la concesión administrativa de Chira-Soria, Yonay Concepción, quien explicó que el salto previsto en el proyecto a iniciativa del Cabildo para ser acometido en el futuro es de otros 200 megavatios.

El Cabildo “está tan convencido de este modelo” que ya ha previsto su compatibilidad con otra central, apuntó Concepción durante este recorrido organizado desde el Consejo Insular de Aguas con motivo del Día Mundial del Agua y que permitió que personas ajenas al operativo de la presa entraran por primera vez en una de las galerías de Soria, atravesada por 900 metros de pasadizos con accesos a distintas alturas gracias a 628 escalones exteriores que han sido bajados dos veces al día durante los últimos 61 años por Juan Ramírez Betancort, quien se jubiló este mes regañadientes con 84 años.

Morales anunció junto al consejero de Sector Primario, Miguel Hidalgo, que solicitará al Gobierno español la Medalla al Mérito del Trabajo para este incasable trabajador que es el alma de esta emblemática presa y en cuya construcción participó allá por los años 60 y para quien la central Chira-Soria supone la segunda vida de esta instalación hidráulica en la que cabe toda el agua de las presas de Canarias y que, con sus 128 metros, es una de las diez más altas de España.

10 años para construir la presa, 5 para la central

La construcción de la presa de Soria ya supuso en su momento una obra casi faraónica que se extendió durante una década, próximamente comenzará su camino hacia una segunda vida con un periodo de ejecución de 62 meses, tal como explicó Yonay Concepción, quien apuntó que la previsión es que las obras comiencen este año y que la entrada en funcionamiento se produzca en 2025.

La central hidroeléctrica es una iniciativa del Cabildo que será construida a través de una concesión administrativa de la Institución insular a Red Eléctrica de España, explicó Concepción, quien agregó que la concesionaria invertirá 391 millones de euros que les serán revertidos por el Gobierno español vía tributos.

La caverna que albergará las seis turbinas francis previstas por el proyecto tiene una dimensiones que bien podrían dar cabida a la catedral de Santa Ana, ya que tendrá 80 metros de longitud, 20 de ancho y 30 de alto, y además será visitable, por lo que también supondrá un nuevo atractivo turístico para Gran Canaria.

Otra de las dimensiones ofrecida por Concepción fue el de la toma de cada presa, el desagüe apostilló a modo de ejemplo gráfico, y que tendrán 18 metros de diámetro en su parte más ancha. Además el agua de riego está garantizada gracias a 1,5 millones de metros cúbicos siempre reservados para este fin, lo que permitirá contar con agua de manera permanente, una de las ventajas para el sector agrícola con respecto a la situación actual.

Las obras comenzarán por la construcción de la desaladora de Arguineguín para elevar su agua de la costa a la presa de Soria, lo que garantizará dotarla del agua  suficiente para propiciar los saltos, la generación y, en definitiva, almacenamiento de energía, de ahí su denominación como gran pila de Gran Canaria y que sea esencial para la penetración de las renovables. La desaladora estará además a disposición de la isla porque así lo ha negociado el Cabildo con la concesionaria.

La central Chira-Soria supondrá toda una “revolución” energética que será un referente internacional que aúna, concluyó Morales, tres ámbitos tan estratégicas para la autosuficiencia de Gran Canaria como agua, energía y alimentación.