Compartir

El dispositivo forma parte de un amplio proyecto de investigación entre la ULPGC, la Fundación DISA y el Cabildo
La ocasión sirvió para soltar a su vez un pájaro vuelvepiedras curado por el Centro de Recuperación de Fauna Silvestre

 El Cabildo y la Fundación DISA liberaron este sábado en Melenara una tortuga boba (Caretta caretta) que fue encontrada con el estómago lleno de plásticos y a la que se le instaló un dispositivo de seguimiento para estudiar sus movimientos por el océano, una iniciativa que combina la recuperación de animales heridos con la investigación científica y la educación ambiental.

La tortuga marina fue rescatada por un barco de observación de cetáceos en la costa de Mogán el pasado 22 de diciembre. Fue capturada cuando se encontraba flotando y, una vez en el Centro de Recuperación de Fauna Silvestre del Cabildo, se le diagnosticó un problema digestivo generado por la ingestión de plásticos, del cual ya está completamente recuperada.

La tortuga liberada este sábado en Melenara, ante la antena mirada de decenas de niños acompañados de sus familias, lleva en su caparazón un dispositivo de seguimiento por satélite gracias al cual, sin daños ni problemas para el animal, es posible conocer en tiempo real el recorrido del gran viaje transatlántico que emprende cuando vuelve al agua.

Dado que la liberación no es sinónimo de supervivencia a medio plazo, las técnicas de seguimiento por satélite, en principio dedicadas al estudio de los comportamientos migratorios de las tortugas, puede servir también para conocer el índice de supervivencia de los ejemplares rehabilitados.

La instalación de este dispositivo forma parte de un amplio proyecto de investigación de las tortugas marinas establecido entre la ULPGC, la Fundación DISA y el Cabildo de Gran Canaria.

Pájaro vuelvepiedras
Minutos antes de que la tortuga regresara al océano con el estómago limpio de plásticos, el consejero de Medio Ambiente del Cabildo, Miguel Ángel Rodríguez, soltó un ejemplar de pájaro vuelvepiedras (Arenaria interpres), un ave procedente de la tundra finlandesa que pasa por Canarias en invierno camino de Sudáfrica y que fue intervenido en el Centro de Recuperación, donde ingresó herido.

El pájaro, que levantó gran expectación entre los más pequeños, remontó el vuelo sin problemas y se perdió en el horizonte.