Compartir

El Ayuntamiento de la Villa de Santa Brígida celebró el jueves 27 de septiembre una sesión plenaria ordinaria que comenzó con la presencia de una quincena de empleados/as municipales ataviados con camisetas con lemas reivindicativos y con la mano en alto en señal de pedir la palabra. Al comenzar el Pleno, la portavoz de Cambio por Sataute, Guadalupe del Río, pidió que se diera la palabra a la representación de los trabajadores, a lo que el alcalde, José Armengol respondió que el Reglamento de Sesiones contempla las condiciones para la participación de personas y colectivos y añadió que la petición no cumplía los preceptos de dicho Reglamento, así como indicó que existen los cauces de negociación con el personal municipal. La oposición rechazó que hubiera impedimento a que interviniera en ese momento un delegado sindical, por lo que decidieron ausentarse del Pleno los dos concejales de dicho grupo, a los que se sumaron dos de los tres concejales del PP -no se sumó su portavoz-, la concejala del CCD y una concejala no adscrita. A continuación, intervino Martín Sosa, portavoz de Unidos por Gran Canaria (UxGC), quien afirmó que en otras ocasiones se ha permitido la intervención en el Pleno y citó el caso de un vecino que intervino para discutir una actuación de su compañera de grupo mientras era concejala de Hacienda, por lo que también se fueron de la sala.

Tras el abandono de los ocho ediles, la portavoz del PP, Inmaculada Sáez, solicitó a la Secretaria de la Corporación que informara acerca de las condiciones para poder intervenir en el Pleno alguien que no es miembro corporativo, siendo respondida por la funcionaria que el Reglamento establece la participación al final de la sesión y solamente si en la misma se aborda algún punto relacionado con la intervención solicitada. El alcalde añadió que en los casos que recordó el señor Sosa obedecieron a esta norma, citando en el caso concreto de la persona que interpeló a la compañera de UxGC, a causa de la tasa por vado para personas con movilidad reducida, cuando el Pleno abordó la rebaja de la misma.

Los concejales y concejalas acompañaron a los representantes del personal municipal a la calle, donde se producía la concentración solicitada por el sindicato CSIF. En ese momento, el portavoz de la agrupación ANDO, Melquiades Álvarez, consultó a la Secretaria municipal si existía quorum suficiente para continuar la sesión plenaria, siendo respondido que el Pleno se inició al abrir el alcalde la Sesión Plenaria, con la presencia de toda la Corporación y que una vez iniciado podía continuar aunque se ausentaran los demás representantes.

Después de aclarar las dudas a los presentes, fueron aprobados por unanimidad: la aprobación de la modificación de la Ordenanza Reguladora de la Tenencia de Animales; un convenio de colaboración con la Fundación Canaria Universitaria de Las Palmas para la realización de estancias prácticas no laborales en empresas, en el marco del Curso Univesitario Superior de Gerencia de Comercio Urbano en su segunda edición. Este convenio permitirá que una economista realice diagnósticos para el pequeño comercio local con el fin de potenciar su competitividad y para el cual ya se había contactado con la asociación de empresarios de la Villa. Por último, se aprobó la adhesión al convenio de colaboración y cooperación con el Cabildo de Gran Canaria en materia de Juventud.

Tras estos asuntos, la Secretaria informó al Pleno de la implantación de la administración electrónica, gracias a la cual se podrá tramitar y facilitar las Actas, expedientes, ruegos y preguntas al Pleno, etc, por vía electrónica.

En el apartado de mociones, se había presentado diez, si bien al ausentarse la mayoría de los concejales y concejalas de la oposición, sólo se trataron cuatro. Una fue presentada por el grupo ANDO, que forma parte del Gobierno, en la que se solicitaba el apoyo a la solicitud de la “Declaración de fiesta de interés turístico de Canarias a la Traída del Barro”. En este sentido, destacó que esta iniciativa es una buena opción para dar mayor realice a los aspectos históricos, turísticos, etnográficos del barrio de La Atalaya, gracias a la iniciativa de esta fiesta iniciada en 1992 y que contribuye a potenciar la tradición locera del barrio y darla a conocer gracias a una actividad festiva. Para poner en marcha la declaración tiene que crearse una comisión, elaborar una Justificación y una Memoria. El edil de NC, José Luis Álamo, señaló que esta propuesta debe servir para conseguir la creación en La Atalaya del Museo Insular de la Alfarería, así como destacó que esta declaración contribuiría a conseguir subvenciones y patrocinios. Inma Sáez declaró que se trata de una buena iniciativa y que había que plantear la declaración de interés turístico para la fiesta del Caballo del barrio de Pino Santo, por su historia, el gran público que atrae y la presencia de grandes figuras de la hípica de España.