Compartir

La flora canaria se convierte en un atractivo más de la oficina de información turística del parque de Santa Catalina gracias a la colaboración entre la concejalía de Turismo y la consejería de Medio Ambiente del Cabildo

 

La principal oficina de información turística de la capital acoge una representación de la naturaleza canaria con especies costeras como el cardón o la tolda, además de pinar y laurisilva

 

La Casa del Turismo, en el Parque de Santa Catalina, ha abierto sus puertas a una muestra representativa del amplio y a la vez frágil patrimonio vegetal de las Islas Canarias. Los turistas y ciudadanos que se acercan a esta oficina de información turística de la ciudad serán recibidos a partir de ahora por cardones, bejeques, tabaibas y otras especies autóctonas como el pino canario, la sabina, el lentisco, el mocán e incluso un drago.

Se trata del resultado del acuerdo de colaboración entre Turismo del ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria y el Cabildo de Gran Canaria a través del Jardín Botánico Canario Viera y Clavijo para promocionar la flora canaria y animar a visitantes y residentes a conocer, valorar y proteger la biodiversidad que guarda Gran Canaria.

“Queremos mostrar un pequeño Jardín Canario en pleno corazón de la ciudad”, apuntó el concejal de Turismo, Pedro Quevedo, quien precisó que “gracias a esta iniciativa estamos profundizando en la promoción de los elementos propios de nuestro patrimonio natural, parte de nuestra tradición e identidad, porque creemos que eso es lo que en mayor medida aprecian las personas que nos visitan”.

El edil y el consejero de Medio Ambiente del Cabildo de Gran Canaria, Miguel Ángel Rodríguez, conocieron esta mañana cada una de las especies que, desde esta semana, echan sus raíces en la Casa del Turismo. Con esta muestra “el jardín se acerca a la ciudadanía” que es la mejora manera “de generar conciencia, necesaria para valorar, conservar, querer y cuidar el tesoro natural que tenemos los grancanarios”, explicó Rodríguez.

El director del Jardín Botánico Canario, Juli Caujapé, defendió la oportunidad de este proyecto porque “lo que hay en el Jardín también pertenece a la ciudad, puede verse fuera de nuestros límites y Turismo también tiene, de este modo, una forma a su alcance de convertirse en defensora y protectora de una flora que puede estar amenazada hoy por diferentes motivos”.

El director del Jardín Canario también explicó que se trata de una representación de varios pisos de vegetación de la naturaleza canaria desde la costa, con especies como el cardón o la tolda; el pinar y la laurisilva, con ejemplares de mocán, follao y palo blanco; además de la alta montaña con un ejemplo de cedro canario”.

Las personas que accedan a la oficina de turismo de la ciudad tienen a su disposición dos herramientas para conocer la flora canaria, una la observación de las propias plantas y otra su identificación con el catálogo de la página web del Jardín Canario.

Así, cada una de las especies endémicas expuestas en la Casa del Turismo está acompañada de información especializada mediante un código QR, un proyecto de divulgación del Jardín Canario para que el público, además de apreciarlas en vivo, pueda identificarlas con facilidad y, a través del uso de su móvil, conocer sus características y singularidades.

El biólogo de planta viva Julio Rodrigo y el capataz de jardineros del Jardín Canario, Miguel Alemán, seleccionaron las especies teniendo en cuenta las características del espacio. Serán los propios técnicos de Turismo quienes se encarguen de su cuidado. Quevedo agradeció el esfuerzo conjunto de los trabajadores de los servicios municipales de Alumbrado, Promoción de la Ciudad y el PFAE del IMEF de jardinería y huertos urbanos ‘La Huerta’.

El Jardín Canario es en la actualidad uno de los recursos más visitados por los turistas que llegan a Las Palmas de Gran Canaria, con unos 150.000 usuarios cada año. Ubicado en el barranco del Guiniguada, es también principio y final de la ruta auto-guiada que promociona Turismo de la capital grancanaria para los amantes del senderismo y la bicicleta. Unidad Asociada al Centro Superior de Investigaciones Científicas, CSIC, el Jardín Canario es, con su amplia colección de flora autóctona y endémica, uno de los enclaves más emblemáticos para el viajero en Las Palmas de Gran Canaria.