viernes, 25 septiembre 2020 15:15

El hotel Lopesan Villa del Conde recibe a 700 huéspedes durante el primer fin de semana tras su reapertura  

· Dos jóvenes de Las Palmas de Gran Canaria son los primeros huéspedes del hotel

· Es el segundo hotel de 5 estrellas, junto con el Lopesan Baobab Resort, que Lopesan Hotel Group reabre en julio para fortalecer la propuesta turística Premium de Gran Canaria

· El sello Lopesan Health & Safety garantiza la seguridad de los huéspedes, colaboradores y trabajadores, a través de meticulosos protocolos de higiene y salud 

 

La vuelta a la normalidad del hotel Lopesan Villa del Conde Resort & Thalasso ha llegado acompañada de un excelente dato de ocupación, con la recepción de más de 700 huéspedes durante el primer fin de semana tras su reapertura. El sector Premium es uno de los factores claves de la recuperación turística de la isla, por lo que Lopesan Hotel Group ha fortalecido la propuesta del destino con la reapertura de dos hoteles de 5 estrellas como el Lopesan Villa del Conde Resort y el Lopesan Baobab Resort. 

A pesar de que el hotel tiene capacidad para 1.200 personas, Lopesan Hotel Group mantiene su compromiso por garantizar la seguridad de sus clientes, proveedores y trabajadores; y gestiona el flujo de reservas para no superar el 60 por ciento de ocupación. Esta medida es clave para llevar a cabo la correcta implementación del estricto protocolo de salud e higiene avalado por la consultora internacional HS Consulting y el sello Lopesan Health & Safety.

Con una inversión de 25 millones de euros, el Lopesan Villa del Conde fue reformado por completo en 2018, modernizando el aspecto y la funcionalidad de sus habitaciones y restaurantes, pero manteniendo el encanto del hotel y su exclusiva propuesta gastronómica. Además, ofrece a sus huéspedes variadas piscinas y unos jardines, de exuberante vegetación, que se fusionan en elegantes espacios al aire libre para crear entornos agradables que invitan al relax y la desconexión.

Las calles y plazas, que dan forma a la estructura del hotel al aire libre, son una especie de glosario sobre la arquitectura tradicional canaria y permiten al viajero perderse en el tiempo entre encantadoras casas señoriales, balcones de madera cincelados al aire y delicadas fuentes que rivalizan, en belleza, con el mismísimo Océano Atlántico. El horizonte del hotel dibuja la espectacular réplica de la iglesia de San Sebastián de Agüimes, que se ha convertido en uno de los elementos más reconocibles de todo el portafolio de Lopesan Hotel Group.

El importante impacto del turismo local

Dos jóvenes residentes en Gran Canaria fueron los primeros huéspedes de esta nueva etapa y recibieron un ramo de flores como recuerdo de la efeméride. El director del hotel, Javier del Toro, y parte del equipo que da vida a este icónico establecimiento de la zona de Meloneras, en el sur de Gran Canaria, les dio la bienvenida en su imponente hall, decorado para la ocasión, con unos globos de helio que formaban la frase en inglés ‘Welcome back’ (‘Bienvenidos de nuevo’).

Silvia nació en Barcelona y Oliver en Las Palmas de Gran Canaria. Son pareja y tienen dos hijos, con los que habían programado viajar este verano a un famoso parque temático en Cataluña, sin embargo, la pandemia de la COVID-19 les obligó a cancelar sus planes y buscar una alternativa en la isla. En ese momento, Lopesan Hotel Group lanzó su campaña ‘Te mereces Lopesan’ y no dudaron en reservar una estancia de fin de semana, aunque en esta ocasión, los niños no se apuntaron a la escapada.

“Estoy convencido de que es el momento de reactivar la economía local y el turismo es una pieza muy importante, de la que nos beneficiamos todos los canarios de forma directa o indirecta, por lo que pensamos que sería una buena idea disfrutar de nuestras vacaciones sin salir de Gran Canaria”, destacó Oliver, mientras tomaba un zumo de naranja, cortesía de la casa, y esperaba a que su mujer terminara de realizar el check-in y recogiera las llaves esterilizadas.

Es la primera vez que ambos se hospedan en el hotel y lo único que esperan es poder “descansar, tomar el sol, comer bien y desconectar”. Sin duda, han elegido el escenario ideal, ya que los deseos anhelados por Silvia y Oliver encajan a la perfección con la esencia del Lopesan Villa del Conde Resort & Thalasso.