Compartir

75 actividades desarrollará la segunda edición de ‘Unión Armónica’ en la Villa de Santa Brígida durante el fin de semana del 28 al 30 de septiembre, con la celebración de 18 conciertos de diferentes grupos -el último una ‘jam session’ colectiva-; 46 talleres y actividades desde la realización de mandalas, yoga acuático, danza o rap como arma de paz; 11 actividades para niños y todo esto en un entorno abierto junto al Complejo Municipal de Deportes donde se instalarán 25 carpas de artesanía, seleccionadas entre los mejores artesanos y productos ecológicos kilómetro 0; Comida vegetariana y vegana, con Plásticos 0; Cerveza artesanal; Vinos de la Villa; Acampada; etc. Esta iniciativa es apoyada por el Ayuntamiento con sus instalaciones, y sus organizadores invitan a apoyarla mediante el voluntariado y donativos para cubrir algunos gastos ya que los músicos y monitores de talleres colaboran desinteresadamente en el festival.

El Festival aúna, por una parte, la propuesta cultural, ofreciendo conciertos de música de cuatro de los cinco continentes de viernes a domingo, con estilos acorde con este espíritu de hermanamiento con la naturaleza y de relación saludable con los demás y con nosotros mismos, en los que participarán: Gabriele Serrini, Aniba Versoterista, Hey Chabon Trío, The Korrigans Circus, Sarabasti Ma, Triom, Sircuito, Nativos Inmortales, Aether Tribe, Kasa Libre, Duelo de rimas, una variante de las Peleas de gallos en la que ganará quien sea capaz de improvisar la rima con más contenido ético y más imaginativa, AfricanSoul, L’âme Soul, entre otros.

Asimismo, durante la celebración del festival tendrá lugar unos 50 talleres y charlas relacionadas con el cuidado del cuerpo, de la mente y de la Naturaleza: Caminar con consciencia y Paseo posterior por el Circuito Circular, Yoga de distintos tipos, como, por ejemplo, en el agua, Ba Ji Quan, Tai Chi, Feldenkrais, Comida vegana, Encuadernación, Consumo responsable, Terapias integrativas, Alternativas al tratamiento del dolor crónico, Danza espiral, Danza oriental, Flores de lana, Tatuaje con henna, Percusión reciclada, La voz como herramienta mágica, Trance Voice, Masaje intuitivo, Danza Contact, Sanación con ancestros, Mi cuerpo y yo, Pompas entre pensamientos y emociones, Neuroquímica de espiritualidad y camino de curación, Shakti Dance, Respiración holotrópica, Fenómenos energéticos, Coloquio del movimiento interior, Clown, Despertando tu voz, Yin Yang Yoga con Minfulness, Comunicación con el inconsciente, Sonido en movimiento, Mandala, herramienta para bloqueos, Rap como arma de paz, Introducción al veganismo, Verano en colores, Shiatsu, Escritura para volar, Introducción al Ayurveda, Teatro físico.

También habrá una amplia oferta de actividades para las personas más pequeñas durante todo el festival: Capoeira, Mindfulness para toda la familia, Personajes con materiales reciclables, etc.

Esta iniciativa cuenta con el apoyo del área de Cultura del Ayuntamiento de Santa Brígida, pero sus organizadores invitan a todas aquellas personas que quieran colaborar en el festival, tanto con su trabajo como voluntarias en aquellas áreas que sean necesarias, como ofreciendo donativos, ya que tanto artistas, como terapeutas, dispuestos a participar en el Festival sin ningún tipo de remuneración económica. En definitiva, persiguen convertir Unión Armónica en la fiesta de referencia saludable, solidaria y sostenible.

Unión Armónica surge en un momento de la Historia en el que, tanto la destrucción de los ecosistemas como las diferencias económicas, de identidad y de relación entre los seres humanos amenazan con formas de vida más violentas y, tal vez, capaces de destruir valores que se han ido desarrollando e implantando en las distintas comunidades con gran esfuerzo de individuos e instituciones.

Se constituye Unión Armónica como una asociación sin ánimo de lucro, con el fin primordial de difundir la cultura, entendida, en un sentido amplio, tanto como el conjunto de saberes, creencias y pautas de conducta de una comunidad en relación con el cuerpo y la naturaleza (formas de agricultura, gastronomía, artesanía, salud y bienestar, consumo responsable, etc.), como la manera de relacionarnos con los demás, así como el gusto por las bellas artes, las humanidades y el desarrollo del manejo de las tecnologías de la información y la comunicación.

La cultura, en su diversidad, es el principal patrimonio de la humanidad, producto de miles de años de historia, fruto de la aportación de todos los pueblos y contribuye, de acuerdo con la Unesco, a una “existencia intelectual, afectiva, moral y espiritual más satisfactoria para todas las personas”, constituyendo uno de los elementos más importantes de transformación de la realidad urbana y social y formando parte indisociable de los derechos humanos. Este mismo organismo establece claras analogías entre ella y el medio ambiente, por ser los dos grandes pilares sobre los que se asienta la humanidad y constituyendo, por ello, el cuarto pilar del desarrollo sostenible, frente a un modelo de desarrollo económico, excesivamente depredador de los recursos naturales y de los bienes comunes de la humanidad.