Compartir

El Cabildo ha rehabilitado el recinto con 2,2 millones de euros
 Antonio Morales recorrió junto a la viuda del artista y sus hijos las instalaciones, que serán inauguradas en dos semanas
 El proyecto arquitectónico de Pedro Romera quedó finalista en el Festival Mundial de Arquitectura 2019
 Cederán esculturas de la Serie Magmas, Collages y Calizas

 El espacio de sombra y agua ideado por el escultor Tony Gallardo en el Oasis de Maspalomas no solo se erigirá como lugar de esparcimiento y riqueza medioambiental, sino que quedará aún más embellecido con seis esculturas cedidas por la familia del artista grancanario para este espacio cuyo proyecto, del arquitecto Pedro Romera, quedó finalista en el Festival Mundial de Arquitectura 2019.

Su viuda, Mela Campos, junto a Tony, Germán y Marcos Gallardo, hijos del escultor, conocieron hoy el resultado de la rehabilitación del Parque Tony Gallardo de la mano del presidente del Cabildo, Antonio Morales, la consejera de Medio Ambiente, Inés Jiménez, y la alcaldesa de San Bartolomé de Tirajana, Concepción Narváez, en un recorrido previo a su inauguración el próximo 30 de enero.

El Cabildo de Gran Canaria, explicó Morales,  ha invertido 2,2 millones para recuperar este espacio con actuaciones que quedaron culminadas en 2018, pero  no fue posible abrir el lugar al público por falta de acuerdo con el Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana en el anterior mandato, un acuerdo que ha sido posible con la nueva corporación, que contará con 100.000 euros anuales del Cabildo y tomará el testigo del recinto para su mantenimiento para uso y disfrute del público, tal como soñó el escultor.

“Hemos recuperado un espacio de alto interés botánico, un espacio que es reserva de aves mitragorias, y que es totalmente sostenible”, apuntó el presidente haciendo referencia también al radiante sol que acompaña los paseos.

Es un “ejemplo de magnífica coordinación y entendimiento entre administraciones, en este caso del Ayuntamiento con el Cabildo”, corroboró la alcaldesa, quien agradeció el esfuerzo inversor de la Institución insular en este espacio natural protegido del municipio sureño.

En honor a quien luchó por la naturaleza frente al desarrollismo

Para Tony Gallardo “hoy sería un día muy emocionante”, manifestó uno de sus hijos en nombre de la familia, que recorrió con deleite las pasarelas de madera, los puentes y riachuelos que serpentean por este parque de cuatro hectáreas de superficie y cuatro kilómetros de paseos con bancos para disfrutar de los sonidos de la naturaleza.

Su padre “lo concibió primero como una actuación artística, porque pensaba que el arte puede aportar una reinterpretación de los espacios, puede aportar elementos de placer, de reflexión de conocimiento incluso porque la naturaleza no tiene que estar enfrentada al arte y por supuesto no tiene que estar enfrentada a las personas sino que pueden ser compatibles”, agregó Tony Gallardo hijo.

Además, “para mi padre este sitio es muy emblemático, porque mi padre practicó activamente en la época política de grandes movimientos sociales, que reivindicaron la naturaleza frente al desarrollismo y esto viene a ser un punto de confluencia”.

Magma, Collages y Calizas

Así, la familia conoció también la propuesta del Cabildo para la ubicación de las esculturas, dos obras de la Serie Magma realizadas con lava, otras dos de la Serie Collages de basalto y al menos una de la Serie Calizas de Gallardo, autor de El Atlante en la capital grancanaria y del Monumento al Campesino en El Hierro.

Can de Plata del Cabildo a título póstumo y Medalla de Oro de Canarias, este artista entendía sus creaciones como puntos de movilización social y de compromiso con el pueblo y la cultura canaria. Sus ideas lo llevaron incluso a ser condenado a 8 años de cárcel por colaborar en la organización de un encuentro multitudinario  para apoyar una protesta obrera en 1968.

Ahora, 52 años después, por fin quedará inaugurado este recinto que aunará naturaleza, arte, y disfrute público que imaginó Tony Gallardo.