Compartir

La alcaldesa de la Villa de Ingenio, Ana Hernández, ha presentado este jueves en el Salón de Plenos del Ayuntamiento el Diagnóstico Social del municipio, “el primero que se hace en este municipio y que pone en nuestras manos una herramienta necesaria para trabajar sobre datos de población reales con el objetivo de optimizar los recursos municipales y adaptar mejor las prestaciones y servicios que prestamos a las realidades de nuestra población”.

La concejala de Servicios Sociales de Ingenio, Elena Suárez, técnicas de diferentes áreas de Servicios Sociales, representantes de colectivos sociales del municipio y del Colegio de Trabajadores Sociales de Las Palmas estuvieron presentes en la exposición de los datos.

Elena Suárez destacó que “hay muy pocos municipios de Canarias que cuentan con este manual que arrojan datos concretos del estado actual de la población que permitirá, en nuestro caso, adaptar las prestaciones que damos a la realidad, además de ser un estudio muy dinámico por los cambios que se van dando en la sociedad”.

El Instituto Canario de Estadística (INSTAC), el INE, Hacienda, encuestas de ingresos y condiciones de vida y las técnicas y técnicos de los Servicios Sociales del municipio han sido las principales fuentes de información para elaborar este estudio.

Entre los datos que ofrece este Diagnóstico Social destacan una serie de datos como el crecimiento de la población en un 20% desde el año 2000, “sin embargo es una población cada vez más envejecida. La pirámide poblacional está invirtiéndose, y la edad media en estos años ha pasado de 34 a 40 años”. El estudio también aporta el dato de la renta por hogar (24.000 euros), “que sube ligeramente en estos últimos años, pero el IPC lo hace en mayor grado. Aunque el gasto se ha recuperado, el endeudamiento en los hogares es palpable. Más de la mitad de los hogares de Ingenio no tiene capacidad para hacer frente a gastos imprevistos”.

Otros datos que arroja este diagnóstico son que desde 2010 se está reduciendo el número de personas que están recibiendo la prestación por desempleo, sin embargo, el paro de larga duración ha ido aumentando. Este hecho repercute en un descenso prolongado en la tasa de cobertura de la prestación que se ha situado en torno al 54%. Este dato se corresponde con el incremento de personas que reciben Rentas Activas de Inserción, y que “aunque es cierto que el mercado laboral se ha recuperado después de marcar mínimos históricos en 2013 con 4.887 personas desempleadas registradas en la oficina de empleo de Ingenio; marcando un cambio de tendencia pausado pero constante, manteniéndose por debajo de las 3.500 personas desempleadas. Sin embargo, podemos constatar que el 10% de las personas que trabajan están en situación de pobreza”.

El estudio también refleja que se siguen apreciando altos índices de desigualdad entre la población. “Según el Indicador AROPE o de riesgo de pobreza o exclusión social, el porcentaje de personas en dicha situación roza el 34%; de las cuales, el 16% de las personas con carencia material severa. El 21,51% de los hogares se encuentran bajo la línea de la pobreza relativa, de los cuales, un 14,57% en pobreza moderada, y el 6,94% en situación de pobreza severa.

Indicadores de respuesta

Respecto al análisis de los indicadores de respuesta, el diagnóstico recoge que la financiación del Plan concertado ha decrecido en los últimos 2 años, pero esa pérdida se ha compensado con otras líneas de financiación, por lo que los servicios están garantizados. En cualquier caso se ha estabilizado sobre el millón de euros. “De hecho, el gasto en prestaciones, imputados al Plan Concertado, ha crecido en más de 200 mil euros en la última década. Actualmente ronda los 640 mil euros, distribuidos de la siguiente manera, un 44,5% en Ayuda a Domicilio, un 28% a Prevención e Inserción, un 27,5% a Prestaciones Económicas”, y añade que el gasto medio por prestación se sitúa en los 132 euros tras ir aumentando en estos últimos años, siendo una cantidad proporcional que triplica la media regional e insular. La media anual de personas usuarias es de unas 1.500 personas y unas 500 familias”.

David Hernández, investigador y trabajador social que ha coordinado el diagnóstico social de Ingenio, explica que “Tanto a niveles de contexto de renta, por ejemplo, e indicadores de vida el municipio está por encima de la media de Canarias, igual que de recursos que se están implantando, que también está por encima de la media de Canarias. Pero el hecho de que Ingenio esté por encima no significa que no haya que seguir mejorando en la adecuación de las políticas sociales, presupuestarias y de recursos que se empleen tanto a nivel humano como de inversión en lo social, que se debe seguir haciendo”.