Compartir
24/09/2004 SANTA CRUZ DE TENERIFE RECINTO FERIAL FOTO: MIGUEL BARRETO/ACAN

El Consejo Insular de Aguas de Tenerife (Ciatf) y Balsas de Tenerife (Balten) mantienen una reunión de coordinación en la que se supervisan los trabajos para las obras de la conexión que garantiza agua a Vilaflor y la Isla Baja

Los consejeros de Desarrollo Sostenible y Lucha contra el Cambio Climático, Javier Rodríguez, y de Agricultura, Ganadería y Pesca, Javier Parrilla, anuncian que a final de julio finalizarán los trabajos de la zona sur y en agosto los de la zona norte

El Cabildo de Tenerife está culminando ya varias soluciones a través del Consejo Insular de Aguas de Tenerife (Ciatf) y Balsas de Tenerife (Balten) para garantizar el agua de riego agrícola en la isla, aspecto que se trató durante una reunión mantenida entre los responsables de dichas entidades y los consejeros de Desarrollo Sostenible y Lucha contra el Cambio Climático, Javier Rodríguez, y de Agricultura, Ganadería y Pesca, Javier Parrilla.

La situación de los recursos de riego en la isla “es un asunto que nos ocupa y en el que estamos trabajando desde hace meses para garantizar el riego a los campos de la isla durante todo el año, no solo en verano” –explican los consejeros- “y en la última reunión hemos puesto en común los detalles que ultimamos para que el riego en la zona de Trevejos, en los altos de Vilaflor y en los altos de San Miguel, así como en la Isla Baja sean una realidad”.

En este sentido, el gerente de Balten, Javier González, explica que “la conexión de la galería Niágara con el canal Tágara-Vilaflor que resolvería el riego en las zonas altas y medianías de Vilaflor  y San Miguel ya está adjudicada y creemos que a mitad de julio, quizás a finales, podría estar terminada. Se trata de 400 metros de tubo de unos 150 mm que supone una solución importante para esta zona que, tradicionalmente, ha sufrido la sequía de verano”.

A esto ayuda la liberación de aguas por parte de los ayuntamientos los cuales se suministran cada vez más de las desaladoras que gestiona el Ciatf.

En cuanto a la Isla Baja, otra zona con demanda de agua para riego, detallan que “con las inversiones ejecutadas recientemente por parte del Cabildo es posible conectar las desaladoras de la zona con el complejo hidráulico de la Isla Baja, y con ello la balsa de Taco a la que podrían llegar hasta unos mil metros cúbicos al día de más”. Los cálculos temporales que hacen para esta última obra es finales de julio o principios de agosto.

Esto supondría añadir al sistema un volumen de agua equivalente a 182 piscinas olímpicas al año en la zona de la Isla Baja y en Vilaflor y San Miguel, hasta 200.