Compartir

El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria ha inaugurado hoy junto a representantes de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) y del CEIP Gran Canaria, el llamado Mural de la Solidaridad, pintado por el artista natural de Burkina Fasso, Anol, en los 200 metros de muros del citado colegio situado en Ciudad Alta, y que representa la hermandad universal de todos los pueblos frente a la opresión y contra los conflictos armados.

El concejal en funciones de Participación Ciudadana y Barrios, Sergio Millares, y el concejal en funciones del Distrito Ciudad Alta, Mario Regidor, han representado al Ayuntamiento en el acto de inauguración, que ha contado también con la presencia del coordinador de CEAR en Las Palmas, Juan Carlos Lorenzo, y representantes del CEIP Gran Canaria, así como de los pueblos de Colombia, Palestina y el Sahara. a quienes se dedica el mural.

Durante el acto se ha descubierto una placa explicativa del sentido del mural en el que se hace un llamamiento a la hermandad universal y se recuerda varios preceptos del Preámbulo de la Declaración de los Derechos Humanos en los que se aboga por la resolución pacífica de conflictos y la erradicación de los conflictos armados. La placa se remata con una composición del poeta grancanario Agustín Millares Sall.

El artista que pintó el mural durante las últimas semanas, Anol, ha explicado que en su composición ha querido reflejar el sufrimiento de tres pueblos del mundo que se encuentran inmersos en conflictos bélicos o en el exilio que afectan de manera especial a sus respectivas poblaciones civiles, como es el caso de Colombia, Palestina o el Sahara. También se ha representado a Canarias como tierra de acogida y punto de encuentro y solidaridad entre los distintos pueblos del mundo.

El acto concluyó con la interpretación a coro por medio centenar de alumnos del CEIP Gran Canaria, y a modo de llamamiento en favor de la paz entre los pueblos, de la conocida canción de John Lennon, Imagine.

Este acto de inauguración del mural de la Solidaridad complementa a los otros actos en favor de la concordia y la paz universal que se celebraron en la misma zona hace mes y medio con la plantación de árboles en lo que desde entonces se denomina Bosque de la Solidaridad. También promovido por el Ayuntamiento, CEAR y el CEIP Gran Canaria se plantaron entonces en los Jardines de Buenavista un árbol representativo de Colombia, otro del Sahara y otro de Palestina como señal de hermanamiento, además de un drago canario por la solidaridad demostrada por los habitantes del archipiélago.