Compartir

Esta nueva herramienta servirá para la elaboración de un Plan de Acción contra el Ruido, la creación de una mesa técnica y la elaboración de una nueva ordenanza municipal

El mapa, que se ha realizado recabando datos de otras administraciones y obteniendo información con equipos de monitorización del ruido ambiental distribuidos por la ciudad, establece que la principal fuente de ruido es el tráfico rodado

El Ayuntamiento de las Palmas de Gran Canaria cuenta ya con un Mapa Estratégico del Ruido (MER) del tráfico y zonas industriales de la ciudad. El nuevo documento, que se ha elaborado en cumplimiento de una normativa europea sobre contaminación acústica, se centra en analizar el nivel del ruido procedente del tráfico y los lugares de actividad industrial, incluidos los puertos.

Esta nueva herramienta de la que dispone el área de Sostenibilidad, servirá de base para la elaboración de un Plan de Acción contra el Ruido, y la creación una mesa técnica que estará formada por diferentes concejalías, administraciones públicas y la ciudadanía, que permitirá articular medidas de reducción del ruido del tráfico y zonas industriales y la mejora de la calidad ambiental del municipio.

Ademas, el Ayuntamiento creará una nueva ordenanza municipal de ruidos, que se ajuste a la realidad actual ya que la normativa vigente fue elaborada en el año 1999. Esta medida se suma a la apuesta del grupo de Gobierno municipal por un Plan de movilidad y convivencia urbana más sostenible, basado en el aumento de los espacios peatonales y accesibles, la reducción del tráfico y la contaminación y el impulso del transporte público de la ciudad.

La documentación del MER, que se ha realizado recopilando datos procedentes de diferentes administraciones públicas y recabando datos mediante los equipos de monitorización del ruido ambiental distribuidos por toda la ciudad, establece que la principal fuente de ruido de la ciudad es el tráfico rodado.

Se estima que el tráfico rodado es el causante en más de un 80% de los niveles altos de ruido que se registran en Las Palmas de Gran Canaria. En este sentido, los estudios han demostrado que la bajada de velocidad máxima permitida al tráfico rodado en 10 km/h supone una disminución de 3 decibelios del nivel acústico percibido. Según se desprende del mapa, los puntos de la ciudad donde más se concentra el ruido del tráfico es en vías como la Avenida Marítima, el enlace de Torre las Palmas o la circunvalación.

La concejala de Sostenibilidad ambiental, Belén Hidalgo, ha afirmado que “esta fotografía del ruido de la ciudad con la que ya contamos, nos permitirá articular medidas encaminas a reducir la contaminación acústica de la ciudad y seguir impulsando un nuevo modelo urbano más sostenible, menos contaminante y más amable para los ciudadanos”.

El Ayuntamiento desarrollará el próximo martes 23 de julio unas jornadas técnicas sobre el ruido en el Rectorado de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, que contará con diversos expertos a nivel nacional y europeo que debatirán sobre el fenómeno del ruido desde diferentes perspectivas. Las jornadas servirán para dar a conocer y presentar de forma oficial el nuevo documento.

La información obtenida del nuevo mapa de ruidos podrá utilizarse también para adaptar las nuevas infraestructuras que se construyan en la ciudad en determinadas zonas, como la utilización de asfaltos fonoabsorbentes, o la instalación de aislamiento acústico de edificios públicos sensibles como hospitales y centros educativos en función de los niveles de ruido que se produzcan en el entorno. Esta actualización, que ha encargado el área que dirige Belén Hidalgo, sirve para actualizar el mapa del ruido de Las Palmas de Gran Canaria del año 2007.

La medidas que contempla el MER y su Plan de Acción son de tres tipos: preventivas, correctivas y de gestión y control. El mapa permitirá zonificar la ciudad por niveles de ruido, así como la población afectada por encima de los niveles acústicos permitidos por medio de unos modelos matemáticos de prognosis a través de un programa informático llamado Quantum.

El documento, una vez aprobado en Junta de Gobierno, estará sometido a un período de exposición pública de un mes para que pueda ser consultado por los ciudadanos.