Compartir

·         El Gobierno Local y el Cabildo de Gran Canaria unen esfuerzos para mejorar los caminos de este Espacio Natural Protegido

·         El concejal de Medio Ambiente, Álvaro Monzón, explica que el Ayuntamiento colabora en un proyecto conjunto para implementar medidas que garanticen mayor seguridad a los senderistas

 

El Ayuntamiento de Telde, a través de la Concejalía de Medio Ambiente, colabora en la redacción de un proyecto con el Cabildo Insular para mejorar los caminos, señalizaciones y medidas de seguridad del Barranco de los Cernícalos.

Este miércoles, el concejal del área del Consistorio municipal, Álvaro Monzón, la consejera de Medio Ambiente del Cabildo de Gran Canaria, María Inés Jiménez y el vicepresidente y consejero de Cooperación Institucional de la Institución Insular, Carmelo Ramírez, visitaron el lugar en aras de aunar esfuerzos entre ambas administraciones para estudiar la viabilidad de la puesta en marcha de un paquete de medidas que mejore los caminos que discurren por la orografía de este paraje natural.

El objetivo es que los senderistas usen exclusivamente los senderos habilitados para tal fin y eviten las zonas de mayor riesgo, ya que el número de visitantes ha crecido en los últimos años, lo que ha provocado un aumento de la siniestralidad. Por eso, Ayuntamiento y Cabildo acordaron trabajar de manera conjunta para minimizar los riesgos y evitar las zonas peligrosas que puedan provocar cualquier tipo de incidente.

Álvaro Monzón hizo un llamamiento a la colaboración de toda la ciudadanía para que el barranco continúe con el estado óptimo que presenta en la actualidad y explicó: “El Barranco de los Cernícalos es la última joya verde del sudeste grancanario y su conservación también pasa por la responsabilidad de los senderistas. Atrás quedaron los actos vandálicos, acampadas, asaderos, fuegos y vertidos de basura. Después de muchos años de campañas de concienciación, el barranco se encuentra en un buen estado, que mejoraremos con actuaciones como la que estamos trabajando hoy”.

El Barranco de los Cernícalos, que discurre entre Telde y Valsequillo, es uno de los Espacios Naturales Protegidos más visitado de la Isla de Gran Canaria. Cuenta con unos 12 kilómetros de longitud y está integrado dentro de la Reserva Natural Especial de los Marteles, cuya extensión es de 3.568,7 hectáreas. Este barranco nace en las estribaciones de la Caldera de Los Marteles, a 1.500 metros de altitud, y finaliza su trayecto, estrecho y serpenteante, en Tecén, cuando se une al Barranco de San Miguel. Posee una gran riqueza botánica con sauces, acebuches, tajinastes, salvias, lavandas, bejeques, malvas, entre otras, además de aves rapaces, reptiles, anfibios, pájaros pintos o capirotes.