Compartir

Se trabaja en un plan integral a pesar de que los últimos datos arrojados por la viceconsejería aún no han sido comunicados al ayuntamiento de manera oficial

 

El Campo Municipal de Tiro de Adeje permanece cerrado desde el pasado 1 de junio de 2018 cuando el Ayuntamiento de Adeje, de manera voluntaria, procedió a su precinto a raíz de los informes del Consejo Insular de Aguas del Cabildo de Tenerife que hablaban de una mínima posibilidad de contaminación a causa del plomo vertido al barranco como consecuencia de la práctica deportiva que allí se venía realizando.

Dicho informe sirvió también para que hace pocos días la Fiscalía Provincial de Santa Cruz de Tenerife archivara el caso al considerar que los vertidos no han producido “daño grave a los recursos naturales” y tampoco es susceptible de generar “daños graves a la salud humana”.

A pesar de todo ello, y ante la evidencia de que los vertidos se estaban produciendo y que estos podrían ser contaminantes, aunque fuera de manera mínima y lejana en el tiempo, el ayuntamiento adejero ha trabajado desde hace meses para paliar tal situación y evitar el daño ambiental a la zona de Ajabo y su barranco, como prueba el cierre voluntario del campo, las limpiezas que se han llevado a cabo –retirando hasta el 80% de los residuos de plomo- y las diferentes reuniones mantenidas con las administraciones competentes en materia ambiental, de sostenibilidad y en el cuidado y conservación de barrancos para buscar soluciones efectivas.

Una de esas reuniones se produjo a petición del ayuntamiento el pasado miércoles, 6 de febrero, con la viceconsejera de Medio Ambiente del Gobierno de Canarias a la que se le trasladó, y con la que se consensuó, la inminente contratación de una empresa especializada y un reconocido experto para llevar a cabo el Plan de Recuperación Ambiental de Ajabo. Durante esa cita, y por primera vez durante este proceso, se puso sobre la mesa, de manera informal, la existencia de nuevos informes que ya no hacen alusión a la contaminación, o no, del plomo, sino que aluden a que son los restos de los platos a los que se dispara -con una antigüedad superior a cuatro años- los que arrojan los altos valores contaminantes a los que ahora Medio Ambiente se refiere, según ha manifestado el concejal de Urbanismo de Adeje, Manuel Luis Méndez, presente en esa reunión.

“Nos sorprendió esa nueva información, porque hasta ahora nadie nos había hablado de que se estaba produciendo contaminación por los platos, ya que los informes que tenemos al respecto  hablan de que los platos utilizados son biodegradables desde hace mas de cuatro años, algo que no ocurría antiguamente”, afirmó el concejal. Esta situación obliga al ayuntamiento a reorientar todo el trabajo que venía realizando para implementar un Plan de Recuperación Voluntaria de la zona afectada. “Esto no supone ningún  cambio en nuestros planes de limpieza porque el Ayuntamiento de Adeje está convencido, y viene trabajando en ello desde hace meses, en que la solución pasa por elaborar e invertir  todos nuestros esfuerzos en el plan integral de recuperación de la zona, cueste lo que cueste”, aseguró.

El Ayuntamiento de Adeje manifiesta la buena voluntad mostrada a través de múltiples reuniones con otras administraciones, acuerdos alcanzados con empresas especialistas en la recuperación ambiental, el cierre voluntario del campo y todas las medidas tomadas de la mano de la viceconsejería y del Cabildo. A pesar de ello, a día de hoy,  se anuncia públicamente un expediente del que aún, oficialmente, el ayuntamiento no ha sido informado, ni conoce su contenidos formales, y que se supone que alude a nuevos datos y nuevas mediciones que no han sido valoradas por los técnicos municipales.

El concejal asegura que se ha solicitado apoyo y colaboración tanto a la viceconsejería de Medio Ambiente como al Consejo Insular de Aguas de Tenerife para llevar a cabo unas actuaciones que, por su envergadura e importancia, deben ser tomadas de manera consensuada con las administraciones que cuentan con mayores medios, conocimientos y competencias en esta materia.

El ayuntamiento también quiere mostrar su preocupación por la poca claridad de los datos arrojados a la opinión pública por parte de la viceconsejería, ya que mientras habla de informes que resaltan los altos valores de contaminación, asegura haber encargado nuevos informes ya que, al parecer, las primeras mediciones de compuestos volátiles hechas en la zona arrojan valores “muy bajos”, estando a la espera de nuevas mediciones que contrarresten esta información.

Desde esa reunión del pasado miércoles, en la que se arrojaron datos preocupantes pero de los que se desconocen los informes oficiales,se trabaja en la ampliación del perímetro de seguridad de la zona, en el aumento de la señalización preventiva, en la prohibición de tránsito por la zona afectada y en la redacción de los proyectos de recuperación del espacio dañados como consecuencia de estos nuevos restos declarados contaminantes, a diversas empresas especializadas. Todo ello a pesar de que apenas han transcurrido dos días efectivos para llevarlo a cabo y de que no se tienen esos informes encima de la mesa de los técnicos municipales. Estas actuaciones están coordinadas por un especialista externo que ya está ejecutando los primeros encargos realizados y que será el responsable de elaborar el plan definitivo de recuperación, todo, cuando haya podido estudiar los informes a los que alude la viceconsejería y que no han sido entregados al consistorio.

El compromiso del Ayuntamiento de Adeje es “absoluto” con la recuperación ambiental de la zona afectada por los vertidos, tal y como ha quedado acreditado desde el primer momento en que se detecta una posibilidad de contaminación. No obstante, primero deberá certificarse con exactitud qué es lo que se ha dañado y que material es el que hace daño para proceder con urgencia a su reparación, algo que por el momento no está claro. Además, se van a realizar todos los esfuerzos necesarios no solo para contrarrestar esa posible situación de contaminación sino para recuperar los posibles daños realizados al medio local y lograr que esa instalación municipal sea un ejemplo de respeto ambiental a la vez que continúe siendo una referencia deportiva dentro y fuera de Canarias.