Quantcast

Asturias solicita el estado de alarma y decreta el cierre de Oviedo, Gijón y Avilés

El presidente del Principado, el socialista Adrián Barbón, ha anunciado este viernes que va a solicitar al Gobierno central la aplicación del estado de alarma en Asturias para restringir la movilidad nocturna en la comunidad autónoma.

Además, por la situación epidemiológica y el incremento de casos, se va a decretar el cierre perimetral de las tres grandes ciudades asturianas –Oviedo, Gijón y Avilés– desde las 0.00 de esta noche hasta el 6 de noviembre.

Las salidas y entradas a estas ciudades estarán prohibidas y controladas por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y la policía Local –a no ser que sea por motivos de fuerza mayor o necesidad, como trabajo, estudios o ayuda a personas dependientes–.

También se establecerá el cierre de toda la actividad comercial a partir de las 22.00 horas y de la hostelería y el ocio a las 23.00 horas –aunque la hostelería no podrá aceptar nuevos clientes a partir de las 22.00 horas–.

Por otro lado, habrá medidas para evitar concentraciones en el transporte público, los eventos deportivos se realizarán sin público, se evitarán los congresos y reuniones para favorecer que sean de forma telemática y desde el Principado se tomarán medidas para favorecer el teletrabajo.

Todas estas medidas, por lo tanto, entrarán en vigor a las 0.00 horas y se espera su publicación en el BOPA a lo largo de esta tarde.

El Ejecutivo también va solicitar una valoración jurídica del Tribunal Superior de Justicia para poder establecer el del toque de queda entre las 0.00 y las 6.00 horas. Por lo tanto, esta medida no está en vigor, ya que depende de la seguridad jurídica que establezca el estado de alarma y el propio TSJA.

Así lo ha anunciado el presidente en rueda de prensa después de la reunión del Comité de Crisis, en la que también han comparecido el consejero de Salud, Pablo Fernández Muñiz, y el director general de Salud Pública, Rafael Cofiño.

El jefe del Ejecutivo asturiano ha hablado esta mañana con el presidente del Gobierno central, Pedro Sánchez, y con el ministro de Sanidad, Salvador Illa, para anunciarle la solicitud. Barbón va a firmarla esta misma tarde y espera que la declaración del estado de alarma en Asturias, que depende de una reunión del Consejo de Ministros, sea lo más pronto posible.

Barbón ha indicado que las medidas tomadas en los últimos días, como volver a una fase 2 modificada, no están teniendo “efectos positivos”, como muestran los 323 nuevos casos de ayer, por lo que la situación requiere una “respuesta jurídica a una crisis sin precedentes” ante la magnitud de la segunda ola de COVID-19 en Asturias.

“Vienen semanas muy duras, nadie espera que la segunda ola fuera así”, ha señalado el presidente, que ha indicado que Asturias está siguiendo los patrones europeos más que el resto de España. “El patrón europeo es que se está produciendo una aceleración de los contagios”, ha explicado, por lo que ha llamado a la población a reducir la movilidad y los contactos estrechos para doblegar la curva “y no llegar al confinamiento”.

Barbón, que ha reconocido que en la primera ola “pecamos de exceso de confianza al controlarla”, ha señalado que la “realidad es la que es” y ha recordado que para salvar la economía hay que tomar medidas sanitarias para asegurar la salud de la población.

SITUACIÓN EN LA SANIDAD

Por su parte, el consejero de Salud, Pablo Fernández Múñiz, ha afirmado que van a intentar mantener toda la acitivdad sanitaria que se pueda, “pero si aumenta la incidencia habría que tomar medidas restrictivas”.

Del mismo modo, ha recordado que se ha contratado a personal de enfermería en bolsas de empleo y se están tomando medidas como el puesto avanzado de triaje en el Hospital de Cabueñes, en Gijón.

Comentarios de Facebook