Quantcast

Alcalde de Barbadás amenaza con llevar ante la justicia las restricciones de movilidad de la Xunta

El alcalde de Barbadás, el socialista Xosé Carlos Valcárcel (PSOE), asegura que valorará “llevar las restricciones ante la justicia”, tras la decisión de la Xunta de cerrar el municipio a entradas y salidas desde la medianoche entre este miércoles y jueves, ya que esta decisión “limita derechos fundamentales” sin un soporte de datos sanitarios que lo amparen.

El regidor asegura que “Barbadás no es Ourense” después de que el comité de expertos sanitarios de la Xunta haya decidido que ambos municipios queden confinados por el aumento de casos de coronavirus.

Sostiene que las medidas de restricción adoptadas para su ayuntamiento “serán acatadas”, pero deja claro que no está “de acuerdo”.

Además, defiende el trabajo en diferentes ámbitos como la desinfección y la atención sociosanitaria para minimizar el impacto del coronavirus.

NO CUMPLE LOS REQUISITOS PARA EL CONFINAMIENTO

Valcárcel asegura que Barbadás no cumple en la actualidad una ratio para tomar una medida como “el confinamiento de la población” y se queja de que “no es entendible”, ya que actualmente hay 40 casos positivos “para una población de 11.000 habitantes”, una cifra inferior a la acordada por el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, de ámbito estatal, en el que están representadas las comunidades autónomas.

Pone de relieve que el aumento de estos casos se debe a que “no se controló” la ciudad de Ourense y la movilidad entre ambos municipios es “muy estrecha” por su cercanía, puestos de trabajo y de estudio se encuentran en la capital de la provincia.

Pero, además, ha subrayado que si se hubiera “confinado Ourense a tiempo” no habría pasado. También ha achacado este crecimiento a que cuando se restringió “el consumo en bares con no convivientes” en Ourense, “muchos vinieron a este ayuntamiento”. “Se podría haber evitado”, asevera, si se hubieran tomado “medidas con anterioridad”.

También ha censurado la actitud del Partido Popular y del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, en relación con esta medida, incluso cuando se superaban los 500 casos positivos, y ha lamentado que “ahora ese es el argumento para confinar Barbadás”.

El regidor acusa a la Xunta de “falta de apoyo” al ayuntamiento, pues, afirma, no lo incluye en el mismo “pack” con Ourense para aspectos como los presupuestos, pero sí para adoptar restricciones.

Indica que no se ha producido ningún “caso grave” en el sector de la hostelería del municipio y advierte de que estas medidas “van a afectar gravemente al tejido social y económico”.

Por último, apunta que esta situación se deriva de una “incompetencia e incoherencia” en la gestión de la emergencia sanitaria de Galicia “realizada por la Xunta de Galicia”, a quien le pide “un trato justo” para el Ayuntamiento de Barbadás.

“ENTENDIBLE”

Mientras tanto, los partidos de la oposición encuentran “entendible” la postura del Comité de Sanidad ya que, “la cercanía” entre el ayuntamiento de Barbadás y el de Ourense es un factor “que han tenido en cuenta”.

Así lo ha señalado la portavoz del Partido Popular en el ayuntamiento, Consuelo Vispo Seara, quien ha mantenido que llevar las restricciones ante la justicia es “sobrepasarse” y ha calificado de “comprensible” que Barbadás tenga que restringir la movilidad.

Vispo ha indicado que “tiende la mano” al regidor municipal como ha hecho hasta el momento, porque “no son tiempos de colores políticos” y ha declarado que “se ha hecho lo mejor que se ha podido” en el ayuntamiento.

Sin embargo, no se ha mostrado de acuerdo con el alcalde al alegar que las restricciones son necesarias porque así lo ha dictaminado un comité y ya “eran una posibilidad real en los últimos días”, dado que el fin de semana la gente de Ourense se trasladó hasta el vecino ayuntamiento. “Hasta el pulpeiro vendió más kilos que de costumbre”, apunta.

Ha hecho así hincapié en que hay que tener responsabilidad individual y acatar las normativas y ha añadido, al igual que el alcalde que, “tal vez” si se hubiese actuado antes en la movilidad del ayuntamiento de Ourense “se hubiera podido evitar”, pero que “mejor frenarlo ahora que cuando tengamos tantos casos como ellos”.

En la misma línea se ha manifestado Serafina Varelas Vieira de Democracia Ourensana en Barbadás, quien ha asegurado que se trata de “un mal menor”.

Interpelando también a la responsabilidad individual ya que el aumento de contagios se produjo tras el fin de semana “porque vinieron a las terrazas”, ha recalcado que es una medida de “prevención” de la cual es “partidaria”, porque si bien el número de casos es inferior al del ayuntamiento de Ourense “es mejor que baje ahora” a que avance más rápido. La semana pasada no se llegaba a los 20 casos y a día de hoy rondan los 40, según sus datos.

Ha añadido que si el comité lo ha decidido así se debe a que el ayuntamiento de Barbadás no está a “10 kilómetros” de Ourense, está “casi dentro del ayuntamiento”.

La afluencia de personas entre un municipio y otro es “diaria” y “está bien controlarla en esta situación”, ha opinado, antes de argumentar que no sería lo mismo de estar a una mayor distancia.

Por su parte, el BNG no ve la medida “justa por la ratio” de casos, pero sí la considera “entendible”. Al igual que el resto de grupos municipales, cree que es la forma de fomentar la “responsabilidad individual”.

Así, ha centrado la problemática en la hostelería, ya que los traslados a las terrazas y bares del ayuntamiento este fin de semana, dadas las restricciones en Ourense, han tenido “que ver” con la situación actual, en la que lamenta que “se va a resentir la economía del ayuntamiento”.

Comentarios de Facebook