Compartir

 El ayuntamiento de Barcelona ha decidido solidarizarse con
los comercios afectados por los disturbios que desde hace días afectan a
l
barrio de Gracia.

El consistorio destinará 25.000 euros en calidad de fondo de
dinamización porque entiende que las pequeñas tiendas de Gracia, el pequeño
comerciante, ha sido el gran perjudicado por la quema de contenedores y vehículos
y el clima de violencia
que asola la zona y que puede hacer desistir a otros
barceloneses a acudir a un lugar de ocio que ofrece muchas posibilidades.

El ayuntamiento ha explicado que no se trata de subvenciones
directas a los comercios sino de campañas de promoción o de publicidad que
toda
vía deben de concretarse.

La solución ha llegado después de una reunión entre
responsables de la concejalía de  comercio y mercados de la ciudad condal y
distintas aso
ciaciones de comerciantes de Gracia que habían mostrado su
indefensión y su malestar ante una violencia que, lejos de remitir, persiste
diez días después de la primera manifestación.

Los vecino de Sants, hace dos años, no tuvieron la misma
suerte cuando se sucedieron los altercados con motivo del derribo de Can
Vies.

Ahora mismo la solución al conflicto está bloqueada. Si bien
la alcaldesa, Ada Colau, insiste en encontrar un lugar alternativo al local
de
Travessera de Gracia, conocido como el banco expropiado, los colectivos
alternativos no están por la labor de abandonar un recinto desde el que
realizaban una importante labor social y cultural.

Los propios vecinos de Gracia han alabado el trabajo que se
llevaba a cabo desde el local con talleres a los que se apuntaban adultos y
menores. El banco expropiado se había convertido en una pieza fundamental del
engranaje de Gracia a escasos metros
del mercado del barrio.

En el plano político, el presidente del grupo parlamentario
popular, Xavier García Albiol, ha acusado al president de la Generalitat, Ca
rles
Puigdemont, de contener la actuación de los Mossos d'Esquadra ante los
violentos para evitar el malestar de los socios de la CUP.

Puigdemont ha replicado que, en ningún caso, su ejecutivo
hará lo mismo que el de Mariano Rajoy que da órdenes políticas a la policía
p
ara actuar contra los enemigos del Partido Popular.