Compartir

El conseller de interior de la Generalitat de Catalunya,
Jordi Jané, ha desvelado que hay imágenes muy potentes de los grupos de
violentos que desde el pasado lunes queman contenedores, vuelcan e incendian
coches y motos y rompen las cristalerías de las entidades bancarias y d
e las
tiendas que se les ocurre reventar.

El titular de interior ha reconocido que no descarta
detenciones de forma inmediata y ha explicado que estas no se ejecutan en los
momentos
de máxima violencia porque sería contraproducente. Para Jané detener
in situ a estos violentos acarrearía más violencia y más peligro de sufrir
lesiones para los agentes de la brigada móvil de los Mossos d'Esquadra.

Jané ha declinado que estas detenciones no se hayan
producido para no enfadar a la CUP,
socio parlamentario de Junts pel sí en el Govern de la Generalitat de
Catalunya.

En este sentido, el conseller ha negado haber dado
instrucciones a los responsables de las acciones en la calle para que se eviten
estas detenciones.

Jané ha admitido que en situaciones tan complejas como las
que se han vivido esta semana en Gracia es posible que la policía haya cometido
errores. El conseller ha calificado de anecdóticas las hipotéticas negligencias
de los agentes añadiendo que
no siempre se puede sacar un 10.

El conseller se ha mostrado convencido de que el exalcalde
de Barcelona, Xavier Trias, demostrará con documentos que el pago
que efectuó
el año pasado del local ocupado en la Travessera de Gracia entraba en la legalidad.

Trias pagó hasta 65.000 euros al propietario del local para
que el colectivo alternativo que lo había ocupado pudiera seguir con su
s
acciones culturales y sociales reconocidas por los vecinos de Gracia.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, que dejó de pagar este
alquiler denunció que Trias pagaba este canon para evitar disturbios en u
n año
de elecciones municipales.

Esta noche se ha tranquilizado el ambiente en Gracia para
respiro de los vecinos que aseguran que no pueden dormir por el ruido del
helicóptero
que sobrevuela Gracia hasta el amanecer y por la inquietud que provoca la
violencia en la calle a tenor de los enfrentamientos entre okupas y policías.