Compartir

El vicepresidente del Govern de la Generalitat, Oriol
Junqueras, ha trasladado a su homóloga en el Gobierno de España, Soraya Sáenz
de Santamaría, la necesidad
de mantener la ley de pobreza energética que aprobó
en la anterior legislatura el Parlament de Catalunya.

Junqueras ha explicado que son miles de familias las que se
benefician en Catalunya de esta ley y, por eso, cree que es imprescindible que
el Gobierno de España suspenda la normativa vigente contra la pobreza energética
presentando un recurso ante
el alto tribunal.

El Govern de la Generalitat ha exigido al Gobierno central que,
como mínimo, si finalmente se esgrime un recurso ante el Constitucional este no
reporte la suspensión cautelar de la norma catalana.

Junqueras ha informado de que el ejecutivo de Rajoy de
plantea la suspensión mañana mismo en el consejo de ministros y ha insistido en
que este planteamiento es esencial no sólo para la comunidad que representa
sino también para el resto de comunidades autónomas.

El dirigente catalán ha añadido que la vicepresidenta se ha
comprometido a tomar los argumentos del Govern en seria consideración
asegurando que se estu
diarían en el consejo de ministros.

Junqueras ha recordado que el Estado debe garantizar los derechos
esenciales de sus ciudadanos y no solamente del interés de aquéllos que han
nombrado un ejecutivo de forma puntual para una legislatura.

El vicepresidente económico catalán ha evocado la batería de
recursos y suspensiones que se han puesto en marcha horas después de la reunión
en La Moncloa
entre Rajoy y Puigdemont para evidenciar la distancia insalvable que, a su
entender, existe ahora mismo en
tre Catalunya y España.

Para Junqueras la ley de igualdad efectiva entre hombres y
mujeres, la fiscalidad sobre energía nuclear o la simplificación de la
normativa local son t
emas sobre los que debería haber consenso entre los
distintos gobiernos y no recursos ante la Justicia.

El líder catalán ha reiterado que no hay discrepancias políticas
sobre estos u otros asuntos sino, sencillamente, maneras de actuar
contradictorias sobre el reparto de las competencias.