Compartir

Con rostros desencajados por la dureza del viaje y por la
eliminación de la Euroliga
la expedición del F.C.Barcelona ha
aterrizado en El Prat para descansar sólo
unas.

Mañana ya será hora de entrenamientos y de preparar los
enfrentamientos con los equipos vascos de la liga ACB. El viernes ante Laboral
Kutxa y el domingo en Bilbao ante Bilbao Dominion.

La irregularidad de los azulgranas se pudo ver una tarde
más, en esta ocasión en la lejana ciudad rusa de Krasnodar donde el equipo quedó

eliminado tras un fatídico quinto partido de cuartos de final.

Si bien los de Xavi Pascual no empezaron bien el partido la
distancia en el descanso, 11 puntos por debajo, no era insalvable. Un tercer
cuarto memorable situaba a los barcelonistas hasta cinco puntos por delante. El
cuarto terminó con un parcial de 23
a 8.

El reverso de la moneda llegó en el último y definitivo
cuarto cuando el equipo catalán sólo anotó cinco puntos, una canasta de Abrines
en los primeros
segundos, y tres tiros libres de Oleson en los otros nueve
minutos y 30 segundos.

El parcial fue de 23 a 5 de una manera incomprensibles. 11
lanzamientos errados y sólo 3 tiros libres convertidos de 7 apearon al Barça
por segundo año consecutivo de la final four de básquet en la que ha estado
presente hasta en 14 ediciones.

La nula dirección de juego de Arroyo y el empuje de
Satoransky del todo insuficiente hicieron que el ritmo de juego lo marcaran los
rusos.

Las figuras del Lokomotive, Randolph, Singleton y Delaney,
estuvieron bien arropadas por los secundarios que permitieron vencer
holgadamente a los de Xavi Pascual.

Al igual que ocurrió en la prórroga del cuarto partido de
forma incomprensible el juego blaugrana se diluyó entregando el triunfo en
bandeja al
rival.

El secretario técnico Joan Creus y la junta directiva deberán
hacer una seria reflexión de cara al año que viene.

Un presupuesto de 28 millones de euros pero que no llega
para fichar a los mejores jugadores del continente. El dilema estriba en
alargar esa partida o bien convertir a la sección de básquet en comparsa de la
elite europea que estará presente en
Berlín el mes que viene.

Tal y como pasaba hace 15 años los sistemas de ataque siguen
contando con Navarro como eje central. El problema es que el gran capitán ya
tiene 35 años y un desgaste enorme en sus piernas.