viernes, 14 agosto 2020 2:23

Pareja metro sexual en la estación del Liceu

Las cámaras de Transportes Metropolitanos de Barcelona
registraron en
la madrugada del sábado cómo fornicaba una pareja en uno de los
asientos de la parada de metro de Liceo.

Según ha informado la empresa la pareja llegó a la estación
de Liceo en tren, mantuvo relaciones sexuales sobre el banco del andén y,
consumado el a
cto, se subió al primero de los convoys que pasó.

TMB ha detallado que no hubo ningún usuario que decidiera
pulsar el bot
ón de ayuda o bien se apresurara a buscar personal de seguridad
del metro.

La compañía ha remitido las imágenes grabadas a la policía
catalana que está investigando la identidad de la pareja. En caso de ser
localizados la multa que les caería podría superar los 6.000 euros. La enorme
afluencia de turistas hace sospechar a los investigadores que los infr
actores
ya no estarían en el territorio.

Vigilantes del metro han explicado que las actitudes
amorosas en el metro a última hora de la noche de los fines de semana entran
dentro de la normal
idad en las salidas de emergencia, en los fotomatones y en
los ascensores que se encuentran en el interior de las instalaciones.

Esa misma noche, las cámaras grabaron otro acto incívico. Detectaron
una mujer orinando a la llegada de uno de los convoys del suburbano mie
ntras su
pareja sostenía las puertas del mismo. Cuando acabó de hacer sus necesidades
entraron en ese convoy y se marcharon.

Los vigilantes aseguran que estas veleidades no son las que
más les preocupan entre la amplia gama de irregularidades que ocurren e
n el
metro de Barcelona.

A menudo, han de lidiar con pasajeros armados, bandas
organizadas de ladrones, peleas, gritos, agresiones e insultos.

La oposición política al Gobierno de Ada Colau ha
ap
rovechado para relacionar lo que ha sucedido este fin de semana con la acción
del gobierno municipal.

Los líderes de CiU y del Partido Popular, Xavier Trias y
Alberto Fernández Díaz,
han relacionado los hechos con lo que califican la
arrogancia y el autoritarismo ideológico de Colau y de su equipo de Barcelona
en comú.

Artículos similares