Quantcast

Fernando del Paso recibe el Premio Cervantes y critica la dura censura que hay en México

El escritor mexicano Fernando del Paso ha recibido el Premio Cervantes de manos de Felipe VI, en la solemne ceremonia que está teniendo lugar en el paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares, en Madrid, y que ha comenzado al mediodía.

El sexto mexicano que recibe el Cervantes ha recogido su galardón desde la silla de ruedas en la que se desplaza, vestido con un traje azul marino con raya diplomática de color rojo y una corbata con los colores de la bandera de España porque, ha dicho, quería llevar “en el pecho” al país que le entrega el premio.

El Rey ha salido del estrado para adelantarse hasta el lugar donde la enfermera del galardonado, Lupita, ha situado la silla de ruedas de Del Paso y allí le ha impuesto su medalla acreditativa y le ha entregado la escultura alusiva que él ha levantado, emocionado, mientras la enseñaba al público.

A pesar de su delicado de estado de salud, tal y como él ha recordado en su discurso de agradecimiento, ha subrayado que él acudía a España a recoger el premio “aunque fuera en camilla de propulsión a chorro o en avión de ruedas”.

En ese discurso, tal y como afirmó el pasado jueves, ha querido criticar la “vergonzosa” realidad que se vive en México, una realidad que según sus palabras va cada día a peor. “Continúan los atracos, las extorsiones, los secuestros, las
desapariciones, los feminicidios, la discriminación, los abusos de
poder, la corrupción, la impunidad y el cinismo. Criticar a mi país en
un país extranjero me da vergüenza.
Pues bien, me trago esa vergüenza y
aprovecho ese foro internacional para denunciar a los cuatro vientos la
aprobación en el Estado de México de la bautizada como Ley Atenco, una
ley opresora que habilita a la policía a apresar e incluso disparar en
manifestaciones y reuniones públicas a quienes atenten, según su
criterio, contra la seguridad, el orden público, la integridad y los
bienes, tanto públicos como de las personas”
, ha reflexionado Fernando del Paso.

La entrega del Cervantes, que está dotado con 125.000 euros, constituye uno de los actos centrales del Día del Libro, y, además de los Reyes, asisten a la ceremonia el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy; el ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo; la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes; y el líder del PSOE, Pedro Sánchez, entre otros.

A pesar de ello, el número de invitados al paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares se ha reducido a la mitad por razones de seguridad del recinto y han sido “solo” 200, no los más de 400 que se reunían en otras ocasiones, aunque están representadas las mismas instituciones que lo estaban hasta ahora.

El mexicano ha recibido ante ellos el Cervantes, que el jurado le concedió, según ha recordado en la lectura del acta el director general de Política e Industria Culturales y del Libro, José Pascual, por su “valentía en la creación” y el riesgo al escribir novelas “que recrean episodios fundamentales” de la historia de su país haciéndolos “fundamentales”.

Este premio Cervantes es el segundo que ha entregado el Rey Felipe VI como monarca, aunque ya en dos ocasiones anteriores, en las ediciones de 2011 y 2012, lo hizo en sustitución de su padre cuando don Juan Carlos se encontraba convaleciente.

A la ceremonia de Alcalá de Henares asisten también el director de la Real Academia Española, Darío Villanueva; el director del Instituto Cervantes, Víctor García de la Concha y la directora de la Biblioteca Nacional, Ana Santos.

Comentarios de Facebook