Compartir

 Las películas en las que los personajes con buenas
intenciones y con valores se imponen al mal, en algunas ocasiones, tienen su
corresponde
ncia en la vida real.

Esto es lo que ha ocurrido en Barcelona cuando se ha hecho
público que una mujer ha devuelto a las autoridades de Transporte Metropoli
tano
de Barcelona una bolsa que había sido abandonada en uno de los vagones y que
contenía un importe en metálico de 8.500 euros.

Los empleados del Metro de Barcelona han recuperado esta
bolsa en la que habían 8.500 euros en la estación de Zona Universitaria de la línea
9 Sud.

La bolsa con todo el dinero en su interior ya se ha devuelto
gracias a la diligencia de los usuarios y de los empleados del servicio
suburbano
de la ciudad condal.

Desde TMB se ha explicado que una usuaria encontró ayer
jueves, a primera hora de la mañana, una bolsa de mano con varios objetos
personales y
8.575 euros en efectivo.

Esta persona entregó la bolsa a un empleado de la estación
de Zona Universitaria, un técnico de operación de líneas automáticas que, automáticamente,
trasladó el aviso al Centro de control del metro.

La propietaria del bolso, de quién no ha trascendido la
identidad pero que podría tratarse de una turista de vacaciones en Barcelona,
había reclamado a través de la interponía de la Terminal 1 del Aeropuerto
su pertinencia. Este detalle ha permitido a los empleados del metro devolver de
forma rápida y fácil la bolsa con el dinero en metálico que había en su
interior. La identificación de los documentos que estaban en la bolsa ha
servido para comprobar quién era la prop
ietaria de la misma.

Transportes Metropolitanos de Barcelona no han registrado a
la persona que ha devuelto el objeto pero, a través de un comunicado, se ha
apresura
do a felicitarla por la acción.

Hace apenas una semana TMB pudo devolver a su propietario
una cartera con 7.600 euros en su interior. Se había perdido en la estación del
Ar
c de Triomf del Metro.

Dos acciones extraordinarias que se han sucedido en un breve
espacio de tiempo y que, en época de crisis, han sorprendido a propios y
extraños.