Compartir

El F.C.Barcelona cerró ayer su participación en el TOP 16 de
la Euroliga
con un triunfo in extremis en Lituania contra el último clasificado, el
Zalgiris de Kaunas.

Los barcelonistas se mostraron, una vez más, irregulares,
imprecisos y sin control del ritmo de partido. En el último cuarto la calidad
de los jugadores que entrena Xavi Pascual acabó por imponerse con dos nombres
especialmente destacados. El norteamericano Joey Dorsey que cogió 13 rebotes y
an
otó 12 puntos para acabar con una valoración de más 25 y el escolta de
Badalona Pau ribas que reaparecía y que anotó 4 triples letales para decantar
la balanza del lado blaugrana.

Ni la dirección del juego de Satoransky y de Arroyo, ni el
rendimiento de Tomic en la pintura ni las aportaciones del veterano capitán
Juan Carlos Navarro están a la
altura de lo que necesita el equipo para aspirar
a lo mejor.

Los de Xavi Pascual confeccionan un grupo muy irregular
donde puede salir cara o cruz en función del acierto del día de partido.

Las opciones en la Euroliga pasan por ganar uno de los dos partidos
en Krasnodar y que el factor cancha revierta a favor de los catalanes. El
PalauBlaugrana está siendo este año casi inexpugnable y sólo Laboral Kutxa logró
vencer en su partido del grupo.

En el Lokomotive Kuban destacan jugadores físicos como
Randolph o Singleton mientras que el valenciano Víctor Claver, desde la posición
de 3, ofrece la calidad que les falta a aquéllos jugadores. En el actual Barça solamente
Dorsey está al mismo nivel de intimidación que los jugadores
de la pintura de
la escuadra rusa.

El pabellón ruso es muy frío y en eso confía el staff técnico
para asaltarlo. La fuerza de las gradas de las gradas de los equipos griegos o
turcos no se la encontrarán en Krasnodar. A
hora falta que no se contagien de
esa frialdad y estén poco lúcidos a la hora de buscar la canasta.

De momento, este sábado el equipo juega ante el equipo revelación de la
liga ACB, Fuenlabrada, para apuntalar su condición de líder de la compe
tición