Compartir

 La remontada ante el At.de Madrid y el desgaste físico de
los últimos diez días han obligado al staff técnico barcelonista a conceder 24
horas de descanso a una plantilla que está siendo exprimida al máximo.

Contando los partidos de las supercopas, del Mundial de
Club
es y de la copa del rey el Barça ha jugado 12 partidos más esta temporada
que el Real Madrid y 11 más que el At.de Madrid. Esto supone 1.000 minutos más
de fútbol en las piernas de los jugadores.

El equipo azulgrana está llegando justo de fuerzas al final
de la temporada pero el ánimo
y el empuje por saber que los títulos están al
caer podría dar alas.

En la eliminatoria ante los colchoneros se pudo remontar el
gol inicial del niño Torres
y en la segunda mitad se acorraló al equipo de
Simeone en el área. En la vuelta los rojiblancos tienen bastante con el uno a
cero. El Barça saldrá a marcar y a ganar en el Calderón y lo hará más
descansado que esta semana en la que los internacionales han regresado del
virus FIFA y, además, han jugado en 72 horas, con dos de los equipos más
fuertes del
Continente.

De momento, los jugadores que completan el 11 de gala siguen
sanos y no han de descansar por lesión,
el gran problema para el sprint final. Luis
Suárez descansará este fin de semana en San Sebastián porque está sancionado
por acumulación de amonestaciones. El uruguayo será la gran amenaza en la
vuelta de la Champions.

Además, Luis Enrique espera recuperar la chispa en los otros
dos componentes del tridente, en Messi y en Neymar, por debajo de su nivel
habitual en estos partidos.

Adriano ha recibido el alta médica y podría dar descanso a
Jordi Alba este sába
do. Aleix Vidal también podría recibir el alta en las próximas
horas. Ha padecido una elongación muscular.

Sólo Sandro y el recientemente intervenido quirúrgicamente
Mathieu están en el dique seco.

El hispano-brasileño Rafinha jugó ayer sus primeros minutos
después de la lesión que le apartado seis mes
es de los terrenos de juego.

A seis partidos de conseguir dos títulos, 5 de liga y uno de copa del
rey, el Barça afina para un mes
de abril decisivo en la temporada