Quantcast

El “Invernadero” de Pinter vuelve al teatro de La Abadía con más Gas

Madrid, 2 mar (EFE).- Tras 98 funciones a sus espaldas, el director Mario Gas y los actores Gonzalo de Castro y Tristán Ulloa regresan hoy al teatro de La Abadía con “Invernadero”, obra creada por Harold Pinter en 1958 que tiene tanto de actualidad que sus protagonistas querrían sentar en la primera fila a “los cinco” de la política española.

Plenamente “conscientes” del paralelismo del texto de Pinter con la situación actual de la política española Gas, De Castro, Ulloa y el resto del reparto vuelven a este teatro madrileño después de una larga gira en la que han llenado al 95 % los teatros, una cifra que según el director hace que esta vuelta, del 2 al 27 de marzo de 2016, sea como “cerrar el ciclo de una manera muy contundente”.

“Invernadero”, estrenada por primera vez en 1980 en el Hampstead Theatre de Londres, es una sátira del funcionamiento burocrático y del gobierno autoritario a partir de un balneario, o sanatorio, cuya naturaleza exacta no se desvela, aunque se sabe que el que llega ahí, por un motivo u otro, no sale.

Por eso, por llevar más de un año metidos en esta trama, los tres han coincidido al afirmar a Efe que sentarían en las butacas de este teatro a “la familia de los cinco”, a “Los Hollister” (en referencia a Mariano Rajoy, Pedro Sánchez, Pablo Iglesias, Albert Rivera y Alberto Garzón).

“No nos hemos sorprendido de que la obra diga cosas, con esta obra apetece mucho poner en solfa lo que dice desde el mecanismo y desde la situación de risa feroz que tiene el Pinter de esa época, que es absolutamente vitriólico. Es desternillante, pero detrás de esa risa hay una mueca porque lo que cuenta es terrorífico”, explica Gas (Montevideo, Uruguay, 1947).

En este sentido, De Castro, cree también que “todos los políticos” deberían ir a verla porque se trata de un texto que es un “espejo brutal” y, según agrega, “en el silencio del teatro uno aprende muchas cosas”.

“Invernadero”, que es una coproducción entre La Abadía y la compañía Teatro del Invernadero (compuesta por Gas, De Castro, Ulloa y Paco Pena), no se sube de nuevo a las tablas madrileñas con cambios sustanciales porque, en palabras de su director, el texto es “plenamente vigente” en cuanto a su forma teatral y su fondo.

“No hace falta tocar cosas, hay que dejar que respire porque se demuestra como tremendamente actual, todo ello basado en una traducción muy precisa y fantásticamente volcada al castellano como es la de Eduardo Mendoza”, puntualiza.

Sin embargo, para De Castro, que interpreta el papel de Roote, después de estas 98 funciones (y hasta llegar a las 140 que les quedan por hacer) su personaje “va creciendo”, “va rumiando” y se “va alimentando” función tras función con el único objetivo de “barnizar la madera”.

“Un actor es una pequeña planta que en el desarrollo de su trabajo, durante una gira, va soltando la hoja, y yo estoy ahora mismo con dos hojas, me falta la flor”, bromea.

Por su parte, Ulloa ha destacado el papel de Mario Gas al frente de “Invernadero” y lo ha calificado como el “enfant terrible” de la escena española que ha entendido “perfectamente” a Pinter.

“Mario, sobre todo, tiene un sentido muy lúdico de este oficio y a mi eso me encanta porque él, que debería tomárselo muy en serio, no lo hace, y eso me gusta mucho. En lo que hace siempre hay riesgo y con toda la mili que tiene hecha que siga arriesgándose se agradece, he tenido la sensación de estar con un director muy joven todo el rato. En esta obra hay rabia, hay rebeldía, hay diversión”, apunta.

En esta obra capital del autor británico (1930-2008), que está inspirada en la intervención soviética en Hungría para conjurar la revolución, también forman parte del reparto Jorge Usón, Isabelle Stoffel, Carlos Martos, Javivi Gil Valle y Ricardo Moya.

Actores que tras finalizar esta segunda etapa en Madrid seguirán dos mese más de gira por España. EFE

pmv/mlb

Comentarios de Facebook