Quantcast

El cantautor irlandés Glen Hansard canta en Barcelona su folk-rock tranquilo

Jose Oliva

Barcelona, 19 feb (EFE).- El cantautor y guitarrista irlandés Glen Hansard, ganador de un Oscar a la mejor canción por el filme “Once” en 2006, ha cantado esta noche en la Sala Barts de Barcelona, dentro del Festival Mil·lenni su “folk-rock tranquilo”, en el que caben momentos íntimos y acústicos con explosiones rítmicas.

Hansard, que ya estuvo hace dos años en el Festival Mil·lenni, ha presentado algunos de los temas de su segundo álbum en solitario, “Didn't He Ramble”, un tributo a su padre que está empapado de tradición celta.

Este segundo disco en solitario del popular cantante irlandés surgió casi como una catarsis ante la muerte de su padre, con quien no tenía una relación especialmente estrecha. Cuando murió no pudo llorarle, pero extrañamente durante la composición y la creación se fue creando esta especie de homenaje a su padre, recordado ya desde el título con su bar favorito, The Ramble Inn.

Hansard ha comenzado el concierto a capella con “Grace Beneath the Pines”, seguido de “Just to Be the One”, acompañado por una banda en la que destacan sendas secciones de vientos (trompeta y saxo) y de cuerda (violines y chelo).

Seguidamente, ha atacado algunos de los temas que más popularizaron al pelirrojo intérprete: “When Your Mind's made up”, en la que es capaz de alternar momentos en los que desgarra su voz con una voz pausada y calmada; “Bird of Sorrow”, un tema de sus tiempos en los que lideraba el grupo The Frames; y “Falling Slowly”, ésta de cuando formaba el dúo The Swell Season con la checa Marketa Irglova.

Precisamente, Hansard ha cantado “Falling Slowly”, el tema por el que ganó un Oscar, con una espontánea cantante del público, que ha seguido con estilo el dueto con el cantante, y que difícilmente podrá olvidar en su vida esta experiencia mística.

“Come away”, otro de los inconfundibles 'hits' de Hansard ha conducido al ecuador del concierto, en el que el irlandés continúa con su estilo concierto-fórum, con largas explicaciones, bromas, y referencias a sus experiencias con la sidra en la Barceloneta, con los taxistas o con Antoni Tàpies.

Las fuentes en las que bebe Hansard son de los más diverso, el blues, el jazz, el soul, Leonard Cohen, Van Morrison, Bob Dylan o el recientemente fallecido David Bowie, a quien rinde tributo con uno de los temas de su segundo disco, “Wedding ring”.

Además de “Wedding ring”, Hansard ha interpretado en la parte final de la velada “McCormack's wall”, un tema que destila sus raíces irlandesas, especialmente presente en la conclusión del tema con una melodía tradicional.

En esta ocasión, no ha tocado temas célebres de su trayectoria como “Leave” o “Low rising”, pero no han faltado sus inconfundibles guitarras acústicas, con una parte de la caja rota por la rabia con la que toca en directo, objetos que traen al recuerdo aquel niño Glen que dejó los estudios con 13 años para dedicarse a tocar en las calles de Dublín, el sitio donde se aprende verdaderamente el oficio.

Ha cerrado el concierto con “Didn't He Ramble”, “This Gift” y “High Hope”, antes de regalar al entregado público en los bises varios temas, entre ellos la gaélica “Gold”.

Tras una hora y media de concierto, llena de complicidad con el público, Hansard se ha despedido de Barcelona con “Passing through”. Las siguientes paradas en España serán mañana en Madrid y el domingo en Bilbao. EFE.

jo/gcf

Comentarios de Facebook