Compartir

El Govern de la Generalitat ha aprobado la transposición de la Directiva Europea
de seguridad viaria en las carreteras transeuropeas, que establece una serie de
procedimientos para reducir la accidentalidad tanto en la fase de diseño de las
vías como una vez hayan entrado en servicio.

Catalunya es un referente en su entorno porque ya había
comenzado a aplicar desde hace dos años esta Directiva Europea en algunos
proyectos de la red de su titularidad y no sólo en la transeuropea.
El departamento
de Territorio i Sostenibilitat aplica estas herramientas de mejora tanto de
forma preventiva, para evitar que se produzcan accidentes a partir de análisis
de riesgo, como de forma reactiva, que se pueden llevar a cabo cuando se ha
producido un accidente y para evitar otros.

Con la transposición de la Directiva Europea
se generalizará la aplicación, entre otras
, de las medidas siguientes.

Evaluación del impacto de la seguridad viaria. Cuando se impulse
una nueva carretera o una modificación
substancial de una ya existente se
analizará la repercusión sobre la seguridad en toda la red viaria. Se llevará a
cabo en las fases del proyecto en que se escogen las diferentes alternativas:
durante la elaboración del estudio informativo y, también, en el estudio del
impacto ambiental.

Auditorias de seguridad viaria. Se formalizarán todos los
proyectos de nueva infraestructura
o en casos de cambios sustanciales durante
la elaboración del proyecto constructivo, inmediatamente antes de la puesta en
servicio.

Se identificarán los elementos de diseño que puedan
comprometer la seguridad de los usuarios.
El equipo encargado de realizar tanto
las auditorias como las evaluaciones de impacto de la seguridad será siempre
diferente del equipo redactor de los proyectos.

Inspecciones de seguridad viaria. Se realizarán como mínimo
cada tres años en las vías en servicio para identifica
r elementos de mejora
cuando se hagan actuaciones de conservación y de mantenimiento.

Gestión de la seguridad viaria en servicio. También cada
tres años, como mínimo,
se analizarán los tramos de las carreteras en servicio
con alta concentración de accidentes y con más potencial de mejora de la
seguridad.