Compartir

Poco a poco los trenes de cercanías recuperan la normalidad
en la comunidad
y sólo se registran algunos retrasos de escasa importancia.

La acumulación de humo por un incendio en la estación
abandonada Bifurcació-Vilanova ha paralizado el servicio de cercanías y la línia
1 del metro desde primera hora de la mañana.

La causa más probable del origen del incendio es la
acumulación de desechos
que algunos indigentes habían acumulado desde hace
meses en el lugar donde se ha iniciado el fuego.

Los responsables políticos atribuyen a Adif la
responsabilidad
del incendio porque es quién ostenta la titularidad de la
estación.

La portavoz del Govern de la Generalitat, Neus Munté,
ha explicado que este es un problema crónico que se repite con cierta
periodicidad y sobre el que Adif ni tan solo ha dado explicaciones.

Responsables del área de transportes de la Generalitat y Renfe se
han reunido esta tarde en Barcelona para analizar minuciosamente las
complicaciones que, a menudo, se suceden en este servicio de cercanías y que,
hoy mismo, han afectado a más de 100 mil usuarios.

El director de Cercanías Renfe en Catalunya, Félix Martín,
ha pedido disculpas a los viajeros a los que se ha referido como clientes.

Desde el ayuntamiento de Barcelona, su comisionado de
seguridad, Amadeu Recasens, ha explicado que todos los indicios y las
investigaciones que se han establecido coinciden en que el incendio se ha
producido de manera fortuita.

Entre los usuarios las muestras de indignación se han
repetido un día más. Miles de trabajadores y estudiantes no sólo no han podido
llegar a tiempo a sus destinos. Han desistido finalmente de hacerlo al ser el
tren el único medio de transporte que les llevaba desde su residencia hasta su
lugar de trabajo.

Entre las quejas se pone el énfasis en cómo es posible que
los responsables de Adif desconocieran la existencia de los indigentes y los
materiales que acarreaban con la natural peligrosidad que esto conlleva.