Compartir

 El exsecretario general del PSC, Pere Navarro, está siendo
investigado por un presunto delito de trafico de influencias en el sumario del
caso Mercurio.

Según ha trascendido, el exalcalde de Sabadell, Manel
Bustos,
se puso en contacto por teléfono con la sede central de los socialistas
catalanes en la calle Nicaragua y habló con quién dirigía esta formación política
en aquél momento, Pere Navarro.

Navarro fue alcalde de Terrassa y mantenía una excelente
relación con Bustos
que, además, ocupaba el cargo de presidente de la asociación
de municipios de Catalunya
.

Presuntamente, Bustos le pidió que hiciera las gestiones
necesarias para favorecer los intereses de un empresario de la comunicación italiano.

La plataforma Sabadell lliure de corrupció ha pedido a la magistrado
que instruye las diligencias del caso Mercurio que investigue al exdirigente
socialista por presuntos tratos de favor.

Navarro ha defendido su inocencia señalando que sólo atendió
la llamada de Bustos pero que en ningún caso inició gestiones para promocionar
a este empresario. El político se ha puesto a disposición de la jueza y ha
mostrado su voluntad de esclarecer este asunto.

Los datos de la investigación concretan que Bustos quiso
presionar a los consejeros del PSC que formaban parte del CAC, el organismo del
audiovisual catalán, con la finalidad de que se concediera un canal de televisión
al empresario italiano Nicola Pedrazzoli. Por este mismo caso, está siendo
investigado el responsable del grupo municipal socialista en la capital
catalana, Jaume Collboni.

La plataforma Sabadell lliure de corrupció ha explicado que,
a su entender, Navarro habría incurrido en un delito de tráfico de influencias
para beneficiar al fundador de Canal Català en la concesión de esta frecuencia
televisiva.

En el sumario del caso mercurio, además del exalcalde de
Sabadell, Manel Bustos
, están investigados su hermano, que formaba parte de su
equipo en el consistorio, otros cargos municipales y otros responsables políticos
de la comarca del Vallés.

Bustos negó que hubiera cometido delito alguno ante la
comisión contra la corrupción que se formalizó en la anterior legislatura en el
Parlament de Catalunya.