Compartir

El president de la Generalitat de Catalunya, Carles Puigdemont, ha
incidido en que no es cierto que haya controversias entre los independentistas
catalanas
en el momento de determinar cuál es el camino a seguir hasta la
separación.

Puigdemont ha advertido hoy que “todos decimos lo mismo, que
no llevamos en el programa la declaración unilateral de independencia, porque
es necesaria una pantalla democrática antes de dar el paso hacia un estado
independiente”.

Para el president de la Generalitat el
compromiso es “hacer todos los preparativos para dejar las cosas a punto y que
Catalunya pueda tomar la decisión democrática de ser un estado independiente”.

Sobre las manifestaciones de la secretaria general d'ERC,
Marta Rovira, que augura  esta
independencia en año y medio, Puigdemont se ha mostrado convencido de que van
en la misma dirección apuntada por él aunque con distintas expresiones.

El president ha recordado que en ningún caso la dirigente
republicana citó expresamente el término unilateral.

La portavoz parlamentaria de la CUP, Anna Gabriel, ha tensado
la cuerda advirtiendo a sus socios secesionistas de Junts pel sí que no
comparte las vacilaciones de su discurso y que este no es el momento de las
declaraciones de intenciones sino de los hechos.

La intención del Govern de la Generalitat que ha
iniciado su andadura este mes de enero es formalizar en 18 meses las estructuras
de Estado que precisa Catalunya para que, finalizado ese período, se pueda
constituir en un país libre e independiente

 Una opción que debería estar refrendada por las urnas. Los
catalanes votarían si son partidarios
de una nueva Constitución y deciden
desconectarse de las normas jurídicas españolas.

Entre las estructuras de Estado que prepara el ejecutivo
catalán destaca la hacienda propia, la Agencia Tributaria
Catalana
que se encargará de gestionar y distribuir los impuestos de los
ciudadanos de esta comunidad.

La oposición unionista ha reiterado las críticas por las
contradicciones del discurso interno de los secesionistas que no disponen de un
solo portavoz. Desde ERC se valora la hoja de ruta de una manera distinta de la
que suelen afirmar los dirigentes de CDC.