Quantcast

La eclosión internacional de Tàpies (1955-65) se expone en Barcelona

Barcelona, 26 ene (EFE).- La Fundación Tàpies muestra una selección de obras de Antoni Tàpies pertenecientes en su mayoría a la colección propia, realizadas en la década 1955-1965, cuando su obra adquiere una proyección internacional, que se completa con otra exposición de las colecciones Anthony Denney y Daniel Cordier.

La exposición, que estará abierta al público hasta el próximo 22 de mayo y ha sido comisariada por Núria Homs, arranca con el salto cualitativo que se produce en la obra tapiana, y que da lugar a unas pinturas que se caracterizan por la densidad de las texturas y por el uso de una gama de colores limitada en la que destacan el gris, el marrón y el ocre.

Piezas como “Gris” (1956), “Pintura gris” (1956), “Gris con dos manchas negras” (1959) o “Cama marrón” (1960) ilustran ese cambio.

Si en la difusión local de Tàpies jugó un papel destacado el grupo de intelectuales, escritores, poetas y críticos reunidos bajo el nombre de Club 49, que promovía la creación de vanguardia, a nivel internacional fue determinante el tándem formado por el crítico francés Michel Tapié, teórico del informalismo, y el galerista parisino Rodolphe Stadler.

La exposición, subraya el director de la Fundación Tàpies, Carles Guerra, pone “una mirada atenta a una década en la que el artista expone en el Guggenheim de Nueva York o en la tercera edición de la Documenta de Kasel, que confirma a Tàpies como un caso a estudiar, ya que es expresión de modernidad a pesar de vivir en un contexto político nada moderno como la España franquista”.

El visitante puede contemplar asimismo las fotografías que Hans Namuth, el mismo que ilustró el proceso creativo de Jackson Pollock en su taller, hizo de Tàpies, que muestra al artista barcelonés “en el entorno rural de Campins, donde había comprado recientemente una masía”.

La otra exposición, “Documentos de acción”, que se exhibirá desde el próximo día 28 hasta el 22 de mayo, presenta unas sesenta obras procedentes de Les Abattoirs de Toulouse, de artistas como Jean Dubuffet, Lucio Fontana, Georges Mathieu, Karl Appel o el propio Tàpies.

El grueso de la selección corresponde al legado de la colección de Anthony Denney y se complementa con dibujos de la colección del galerista Daniel Cordier, con dibujos de Matta (Matta Echaurren Roberto Antonio Sebastián), Dubuffet, Hans Hartung y Henri Michaux.

Según ha explicado el comisario de la muestra y director de la Fundación Tàpies, Carles Guerra, “ambas colecciones son testimonios de la emergencia del 'art informel' a principios de la década de 1950, así como de su rápida comercialización y asimilación a una modernidad internacional”.

La articulación de un sistema teórico y mercantil por parte del crítico de arte francés Michel Tapié ayudó a popularizar una pintura abstracta y matérica que se alineaba con la explosión del expresionismo abstracto de EEUU y con las investigaciones del grupo Gutai de Japón.

Tapié aconsejó al coleccionista Anthony Denney, que consiguió, recuerda Guerra, “una colección heterodoxa, pensada inicialmente para ser expuesta en el espacio privado, en su apartamento de Londres, antes que en un museo”.

La rápida difusión del 'art autre', una invención de Michel Tapié, consiguió una dimensión internacional en la década de 1950, especialmente a partir de Jean Dubuffet, una tendencia que se relacionó con el arte informalista y con otras formas de abstracción, con artistas como Lucio Fontana y Alberto Burri en Italia, Jacques Brown en Francia y Christo Coetzee en Gran Bretaña.

Tapié, que organizó en este contexto la primera exposición de Jackson Pollock en París, en 1952, e introdujo a Gutai en 1957 al público europeo, tuvo, como señala Guerra, “la visión del arte a escala internacional, más allá de la mirada local”.

Según Guerra, la exposición de Tàpies comienza en 1955, “un año importante porque es cuando Tàpies conoce a Michel Tapié, quien le regala un libro que ejercerá una gran influencia en él y que le llevará a decir aquel año en su primera intervención en la Universidad Menéndez Pelayo en Santander: “Yo he venido como un representante de lo otro”, que “le inscribe en esa melodía artística que comienza a sonar en Europa”.

Como complemento a la colaboración con Les Abbatoirs, a partir del 11 de febrero la ciudad de Toulouse acogerá la primera exposición de Tàpies en Francia desde su muerte. EFE.

jo/rq-lss

Comentarios de Facebook