Compartir

¿Sabía que si pasea por el madrileño distrito de Centro es muy probable que se cruce con un ciudadano italiano o que si va a Carabanchel probablemente se tope con un vecino procedente de Rumanía? No es de extrañar, ya que éstas son las nacionalidades mayoritarias en estas zonas de Madrid, dos de las que concentran un mayor porcentaje de inmigración. Desde el portal Nuroa.es analizan la distribución por nacionalidades de estos nuevos españoles y ponemos precio a los distritos que escoge cada colectivo para establecerse.

La vivienda parece ser uno de los factores de peso para escoger una determinada ubicación, además de otros fenómenos de carácter cultural y social, como la existencia de compatriotas ya establecidos. Poniendo el foco en Madrid, en el caso del distrito Centro, el que concentra un mayor porcentaje de inmigración (21%) se pueden observar dos zonas diferenciadas en las que el precio de la vivienda puede tener un papel decisivo: una primera, correspondiente a los barrios con los alquileres más altos (superando los 1.000 euros) como Cortes o Justicia, donde los italianos son mayoría, y otra, con unos precios de la vivienda sensiblemente inferiores (alrededor de 700 euros), donde hay un claro predominio de ciudadanos procedentes de Bangladesh (Embajadores y Lavapiés). Una posible explicación a esta distribución dentro del mismo distrito habría que buscarla en el hecho de que, en el caso de la procedente de Italia, se trata de una inmigración de mayor poder adquisitivo (la mayoría cuenta con estudios superiores y un puesto de trabajo cualificado), algo que no se da tanto en otras nacionalidades. 

USERA Y CARABANCHEL: PRECIOS SIMILARES, VECINOS DIFERENTES

También el distrito de Usera, el segundo en porcentaje de inmigración después de Centro, muestra una clara distribución en función del país de origen de sus ciudadanos. En esta zona de Madrid, donde los alquileres tienen un precio medio de 619 euros mensuales las nacionalidades mayoritarias son la china y la boliviana. Sin embargo, en el vecino Carabanchel, donde los alquileres tienen un coste medio muy similar (625 euros mensuales), se han establecido los ciudadanos procedentes mayoritariamente de Rumanía y Ecuador. 

BARCELONA: LOS ITALIANOS COPAN LOS SITIOS MÁS CAROS

También en Barcelona vemos que la distribución por nacionalidades sigue unas pautas parecidas a las de la capital española, en las que el precio de la vivienda parece ser un factor decisivo. Así, en las zonas tradicionalmente más caras, se observa un claro predominio de ciudadanos italianos. Es el caso de Sarrià-Sant Gervasi (1.750 euros de alquiler de media), Les Corts (1.494) o L'Eixample (1.223), tres áreas en las que el país transalpino es el que reúne el mayor porcentaje de ciudadanos extranjeros.

En cambio, distritos con la vivienda más económica, como Nou Barris (714 euros) concentran una elevada población de ciudadanos procedentes de Ecuador y Bolivia. Lo mismo pasa en Sant Andreu, donde los alquileres se pagan a 775 euros de media y los colectivos más numerosos son el chino y el pakistaní.

Una distribución que se repite en otras grandes ciudades españolas, como Valencia,donde los italianos son mayoría en Ciutat Vella (744 euros de alquiler mensual). En todas ellas, se ha dibujado un espontáneo mapa de nacionalidades que obedece, no sólo a fenómenos culturales y sociales, sino también (y especialmente) al precio de la vivienda.