Compartir

La oposición al Govern de la Generalitat ha
criticado que el ejecutivo autonómico haya decidido retirarse de siete procesos
judiciales en los que se encuentran imputados 40 activistas.

El diputado de Ciutadans, Carlos Carrizosa, ha explicado que
esta es una medida muy grave en tanto en cuanto supone llevar las negociaciones
políticas al ámbito judicial.

En una de las primeras acciones del Govern Carles Puigdemont
ha decidido que la
Generalitat no se sumará a la causa contra los radicales. De
esta manera, se satisfacen los intereses de la CUP
y se retorna el gesto final de los
anticapitalistas de permitir la gobernabilidad en Catalunya.

Para Ciutadans resulta inadmisible que entre pactos
políticos se incluya el dejar de perseguir delitos. El portavoz parlamentario
del partido de Albert Rivera ha añadido que, además, empiezan a hacerse
evidentes las divisiones de opinión en el ejecutivo de Puigdemont.

Carrizosa ha aludido a que mientras el vicepresidente Oriol
Junqueras ha insistido en el plazo de 18 meses para concluir el proceso
constituyente de la República
catalana,
la consellera de la presidencia Neus Munté y el propio president de la Generalitat, Carles
Puigdemont, c
oinciden en relativizar la caducidad subrayando la necesidad de
que, ante todo, los pasos se hagan adecuadamente y sin errores provocados por
las prisas.

Puigdemont ha recordado que, ahora mismo, es inviable la
declaración unilateral de la independencia de Catalunya porque no hay una mayoría
suficiente que la sustente
.

El que fuera cabeza de lista de Junts pel sí, Raúl Romeva,
ha asegurado que, según la dinámica política que surja del nuevo Gobierno de
España, no hay que descartar que Catalunya se declare independiente
unilateralmente. Romeva ha expresado también que todas las comunidades tienen
competencias en asuntos exteriores y que su conselleria seguirá manteniendo
contactos internacionales para informar de los avances del proceso catalán.

La responsable de la oposición en Catalunya, Inés Arrimadas,
se reunirá en los próximos días con el president de la Generalitat para
analizar la encrucijada en la que está inmersa la política catalana.