Compartir

 Los negociadores de Junts pel sí y de la CUP se volverán a encontrar
esta tarde con el objetivo de alcanzar un acuerdo que evite acudir a las urnas
el próximo mes de marzo.

La portavoz de la formación anticapitalista, Gabriela Serra,
ha dejado claro que de ninguna manera cederá a investir Artur Mas aunque la
mitad de la militancia y de la dirección de la candidatura de la unidad popular
sí que quieren pagar el precio de investir president de la Generalitat al líder
de la plataforma secesionista
a cambio de continuar con el proceso soberanista.

La mediación del presidente d'ERC, Oriol Junqueras, y de las
entidades sociales independentistas, Omnium Cultural, Asamblea Nacional de
Catalunya y Asociación de municipios por la independencia, ha resultado
fundamental para forzar este encuentro cuando apenas quedan cuatro días para
formalizar un gobiern
o en Catalunya.

Si no lo hay el lunes Artur Mas firmará el decreto de
disolución del Parlament de Catalunya
y anunciará elecciones para el 6 de
marzo.

El que fuera cabeza de lista de Junts pel sí, Raúl Romeva,
ha detallado que hay que apurar el acuerdo aunque sea en el último instante.

El expresidente parlamentario de la CUP, Antonio Baños, no estará
presente en la reunión porque ya esta mañana no ha asistido al que puede ser el
último pleno de la cámara catalana en la undécima legislatura.

La entidad que engloba a los castellano-parlantes catalanes,
Súmate,
ha presentado también una propuesta de consenso que intenta agradar a
las dos formaciones secesionistas.

Desde la CUP
se pretende, además, que la oferta de plan de choque social presentada por
Junts pel sí sea mucho más ambiciosa para que se pueda visionar un claro giro a
la izquierda de las políticas que efectúa la Generalitat.

Los soberanistas son conscientes de que, con el desgaste
acumulado en los últimos tres meses, una nueva votación podría hacer perder
miles de votos a las opciones que, decididamente, apuestan por la independencia
de Catalunya.

Ahora mismo, la suma de escaños de Junts pel sí y de la CUP llega a los 72 escaños
superando la mayoría suficiente de los 68 diputados. Estas dos fuerzas políticas
sumaron el 47,8% de los votos en las pasadas elecciones del pasado 27 de
septiembre.