Compartir

El barómetro de opinión ciudadana refleja la preocupación
que genera la gestión política de Ada Colau y su equipo de Barcelona en comú.

Por primera vez, los manteros aparecen entre los primeros
problemas de los barceloneses mientras el turismo se aparta de las inquietudes
principales.

Los barceloneses observan con preocupación las resoluciones
adoptadas por el equipo de gobierno municipal en su primer semestre de acción
de gobierno pero Barcelona en comú sube en intención de voto, CiU baja y es
superada por ERC.

El primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello, ha destacado
que el barómetro electoral está imbuído del intenso ciclo electoral en el que
se combina la política catalana con la política española.

Pisarello ha señalado que las 800 encuestas ciudadanas
avalan que se está gobernando la capital catalana con una aceptación muy
importante.

En el ámbito de los problemas que observan los ciudadanos se
posiciona la limpieza como gran problema seguido por la contaminación. También
la inseguridad repunta a diferencia de valoraciones anteriores

Contrariamente, ha bajado el porcentaje de barceloneses que
señalan el paro como uno de los referentes negativos de la ciudad y también ha
descendido la preocupación sobre el turismo que agita Barcelona.

Por primera vez, los ciudadanos reflejan como preocupación
la venta ambulante y el fenómeno de los manteros que nunca antes habían
invadido con tanta insistencia el centro de la ciudad.

Los barceloneses abogan por encontrar una solución a esta
problemática
que, en casos puntuales, ha acabado generando violencia con la
guardia urbana.

En esta dirección, preocupan las desigualdades que se
advierten en los distintos barrios de Barcelona. Ocho de cada diez
entrevistados considera que cada vez hay más pobreza mientras desaparece la
clase medi
a. Una elite económica se distancia de la mayor parte de la población
de la capital catalana que continua agitada por las dificultades de la crisis
económica.

El mismo porcentaje de ciudadanos coinciden en que la
sociedad no ofrece las mismas oportunidades a todos.

Casi el 90% de los encuestados refuerzan la idea de que sean
las distintas administraciones las que limiten las desigualdades entre las
personas.