Compartir

 El ayuntamiento de Barcelona se encargará de sufragar el
transporte público
a los jóvenes de 15 ó 16 años de familias con rentas bajas.

La decisión obedece al pacto alcanzado entre el equipo de
gobierno
municipal de Ada Colau y ERC.. Las negociaciones se han llevado a cabo
en el marco de la configuración de las ordenanzas fiscales.

Mañana miércoles, Transportes Metropolitanos de Barcelona
aprobarán las tarifas del 2016. Estas tarifas incluyen una congelación de los
precios, una rebaja de los títulos de transporte de las dos a las seis zonas y,
también, una ampliación de la
T-12 de los 13 años actuales, esto es hasta que el menor los
cumple, a los 14 años, todo el año que los tiene. Esta opción se contempla para
toda la red integrada de transporte y supone viajar gratis.

El ayuntamiento de la capital catalana se ha desmarcado de
un acuerdo más amplio
que hubiera implicado la Generalitat.

Colau ha explicado que el superávit que presentan las
cuentas municipales ha concedido la posibilidad de afrontar este gasto que se
eleva a 1,9 millones de euros anuales.

La fórmula para que los menores de 16 años de las familias
de rentas bajas puedan beneficiarse de una rebaja en el precio pasa por ampliar
la T-Jove, que
ahora se usaba a partir a partir de que dejaba de ser vigente la T-12.

La forma de llevarlo a cabo será bonificando la T-Jove vía ayuntamiento. La
solución final
se anunciará en las primeras semanas del mes de enero.

Desde el PSC, el presidente del grupo Jaume Collboni ha
calificado de insuficiente este acuerdo ya que considera que la rebaja debería
ser universal y pudiera beneficiar a todos los jóvenes, hasta los 25 años.