viernes, 25 septiembre 2020 22:33

La CUP niega que haya un preacuerdo de Govern con Junts pel sí

Los diputados de la CUP han
coincidido en que el documento presentado por Junts pel sí es una aproximación
a su programa pero que será la asamblea de domingo en Girona la que acabará
decidiendo si hay acuerdo de investidura y Mas se convierte en president de la Generalitat en la undécima
legislatura
.

Para la formación anticapitalista la paternidad del texto
presentado esta mañana por Junts pel sí pertenece exclusivamente a esta
plataforma política. La CUP
incide en que ni si quiera puede hablarse de negociación porque el nuevo
documento surge del equipo de trabajo que forman ERC y CDC.

Además, la portavoz del grupo Anna Gabriel ha recordado que
los que anhelaban que el culebrón finalizara este domingo todavía tendrán que
esperar unos días “porque será un consejo político de la CUP quién se encargue de
analizar los resultados del cónclave del 27 de diciembre en forma de voto en la
sesión de investidura.

Gabriel ha añadido que, una vez ha quedado claro que no
habrá candidato alternativo y que Artur Mas, será el candidato de Junts pel sí
ahora falta concretar hasta dónde se aproxima la propuesta de esta formación en
materia social a los deseos de la fuerza de extrema izquierda.

La CUP
está pendiente del presupuesto del que dispondrá el Govern de la Generalitat y del
calendario de desconexión que propondrá el hipotético ejecutivo de Artur Mas.

Mas ha reiterado que la voluntad de su Govern es construir
las estructuras de Estado de la
República catalana en 18 meses. Al finalizar los primeros
diez meses de acción de gobierno el presidente catalán se sometería a una moción
de confianza.

El resultado de las elecciones catalanas ha hecho que la
gobernabilidad dependa de los 10 diputados de la CUP. Sumados estos con los 62
de Junts pel sí se alcanza una mayoría holgada en el Parlament de Catalunya.

Precisamente, las dudas en el entorno de Junts pel sí pasan por saber si
el acuerdo de gobernabilidad
será estable o, muy al contrario, la CUP acabará por hacer
descarrilar el proceso constituyente