Compartir

 A las cuatro y media de la pasada madrugada se ha producido
este nuevo robo de cobre en Mollet del Vallés. El incidente ha causado daños en
los sistemas de control de Renfe y cortes en las línias R2, R8  y R11.

En total, los ladrones se han llevado 60 metros de cable de
alto voltaje entre las estaciones de Cerdanyola Universitat y Mollet del
Vallés, de la línia R8 de cercanías Barcelona.

Paralelamente, se han originado tres incendios en las
instalaciones ferroviarias
de Adif además de la interrupción del tramo y
retrasos de una hora en las línias R2 y R11.

Han sido 50 los trenes afectados y más de 20 mil los
viajeros afectados
por las incidencias. La mayoría de estas personas son
trabajadores y estudiantes que no han podido llegar a su hora al destino.

Los ciudadanos se han mostrado indignados por este nuevo
corte en la circulación de los trenes de cercanías, recuerdan que son ya muchos
los años en los que reitera esta situación y se preguntan hasta cuándo cesará
un caos propio de países tercermundistas.

Adif ha informado, además, que al tratarse de una incidencia
externa a sus dependencias no devolverá el importe de los billetes utilizados
en los desplazamientos matinales.

Los ladrones han cortado un cable de 3.000 voltios de
tensión que ha caído sobre otros cables y dispositivos informáticos. El
organismo público de transportes ha explicado que se ha causado una sobrecarga
en las instalaciones que es la que ha dado lugar a los tres incendios en
distintos puntos de las infraestructuras ferroviarias.

El fuego ha afectado un edificio técnico de Adif y ha
quemado sistemas eléctricos, electrónicos e informáticos.

Entre estos últimos, diversos ordenadores. Este es el motivo
que argumenta Adif para justificar que los daños tardarán varios días en
repararse.

Señalización de vías, control de entradas y salidas de las
estaciones
o cambios de agujas son algunos de los elementos que han quedado
seriamente dañados.