Compartir

El cabeza de lista de Junts pel sí, Raúl Romeva, ha
asegurado que las negociaciones con la
CUP siguen su curso y en ningún caso están bloqueadas.

Romeva ha detallado que la propuesta de su formación de
configurar una presidencia compartida con 3 vicepresidencias es del agrado de
la fuerza anticapitalista.

Además, esta fórmula contempla que Mas se someterá a una
moción de confianza en el Parlament de Catalunya pasados 10 meses con lo que
esto significa.: la posibilidad de que, si hay incumplimiento, deba dimitir y
convocar elecciones.

Romeva ha atribuido los reproches entre los negociadores del
pacto secesionista
a problemas de interpretación normales dentro de la
pluralidad política existente.

El exeurodiputado ecosocialista se ha mostrado convencido de
que habrá acuerdo y ha señalado que, si bien no puede prometer nada, se está
trabajando para que el consenso sea lo más amplio posible.

La clave de la negociación según Romeva pasa por seguir
generando confianza
y evitar odios, resentimientos y otros obstáculos que no
benefician a nadie.

En este sentido, Romeva ha sugerido que la manifestación
convocada para este domingo
ante las puertas del Parlament no será positiva si
persigue presionar a alguna de las partes que están negociando.

En la misma dirección, el presidente d'ERC, Oriol Junqueras,
ha destacado el interés de los independentistas por iniciar la hoja de ruta registrada
en la cámara catalana que propone la desconexión de España en 18 meses.

El president de la Generalitat en funciones, Artur Mas, ha expresado
que en una negociación no es viable que una de las partes quiera ganar a la
otra por cinco a cero. Mas apuesta por el equilibrio y las cesiones que han de
efectuar los componentes del debate.