Compartir

Colau ha tenido que aplicar su voto de calidad al producirse
un empate
entre los concejales partidarios de aprobar las ordenanzas
municipales y los que no lo son.

ERC ha explicado que con su abstención permite que las
ordenanzas fiscales sean aprobadas y que esta actuación facilita a la acción
del gobierno municipal

El cabeza de lista republicano, Alfred Bosch, ha subrayado
que Esquerra no comparte la progresividad pactada entre Barcelona en comú y el
PSC.

En este consenso se contempla el aumento del IBI a los pisos
con un valor catastral superior a 100.000 euros.

Para ERC serían necesarias las subvenciones para quienes
tienen las rentas más bajas, una medida que, para su líder Alfred Bosch, ha de
introducirse en los presupuestos del 2016.

Bosch ha reiterado que no se debe castigar a las clases
medias y que el acuerdo entre socialistas y el equipo de gobierno municipal
garantiza el malestar de un sector amplio de los barceloneses

Por su parte, el líder de la oposición municipal en la
capital catalana, Xavier Trias, ha justificado el voto contrario de CDC a las
ordenanzas a tenor
que su grupo está en contra de la subida del IBI en algunos
inmuebles.

Xavier Trias ha calificado de inadmisible el menosprecio
que, a su entender, padecen los concejales convergentes por parte de Barcelona
en comú. El exalcalde de Barcelona no entiende cómo el actual equipo de
gobierno no dialoga con los que comandaron la ciudad condal en los últimos
cuatro años
.

Mientras Ciutadans aduce su negativa a las ordenanzas porque
no se ha conseguido una rebaja de la presión fiscal, el partido popular critica
al PSC por haber dejado en manos de la
CUP el gobierno de Barcelona
.