Compartir

 Las cuatro víctimas mortales son ancianas con reducida
movilidad que no han podido reaccionar cuando el agua del río ha entrado en las
dependencias del geriátrico de Agramunt.

Cinco ancianos más han podido sobrevivir porque estaban
atados. El colchón ha flotado y eso ha permitido que no se ahogaran.

La tragedia se ha producido esta madrugada al inundarse el
semisótano de un edificio
que alberga el geriátrico Ribera del Sió en la
población leridana de Agramunt.

Los bomberos han sido alertados de la inundación y al llegar
al centro ya no han podido rescatar las personas que se encontraban ahogadas en
las habitaciones que ha inundado el agua del río Sió.

La residencia albergaba 63 personas. Las autoridades pretendían
trasladarlas a un centro asistencial municipal pero, finalmente, se ha optado
por su continuidad en el geriátrico al quedar la situación restablecida con el
paso de las horas.

La residencia Ribera de Sió había superado la última
inspección de la
Generalitat de Catalunya
hace un año y medio. Todas sus
instalaciones funcionaban correctamente y no había ninguna anomalía que hiciera
temer una desgracia.

Protección civil de la Generalitat ha
trasladado al centro a cinco trabajadores sociales y ha habilitado un pabellón
en Agramunt para atender en las mejores condiciones a los cinco afectados.

La Cruz Roja
se ha encargado de aportar mantas y material.

La vicepresidenta del Govern, Neus Munté, se ha trasladado
Agramunt para dar el pésame a los familiares de las víctimas e interesarse por
lo acaecido en el geriátrico.