Compartir

Leo Messi podría estar todavía un mes de baja y, de esta
manera, está totalmente descartado para el clásico del Bernabéu del próximo 21
de este mes de noviembre.

La recuperación del astro argentino no avanza de acuerdo a
los plazos previstos, va con una semana de retraso, y se prefiere ir con
cautela con una lesión muy delicada.

Su puesta a punto lleva una semana de retraso y el jugador
carece de la fuerza necesaria
en su rodilla izquierda para correr de forma
continuada.

Messi dispondrá de una semana más para tonificar las
articulaciones de la rodilla
pero el tiempo para llegar a jugar contra el
Madrid ya no es el que precisa la rodilla.

El jugador ha padecido una lesión considerada grave por los
galenos,
la rotura del ligamento colateral de la rodilla izquierda,-y toda
precaución es poca.

A poco menos de tres semanas para el clásico Messi ni
siquiera ha empezado a corre
r. En la que será la tercera fase de su recuperación
el argentino tendrá cuatro semanas para volver a los terrenos de juego. Su
regreso se podría demorar quince días.

La lesión de Messi no ha tenido una recaída ni ha dado un
paso atrás. Simplemente, se ha ralentizado conforme a los plazos previstos
desde que se rompiera el pasado 26 de septiembre en una desgraciada jugada ante
el Las Palmas.

Los plazos, de hecho, se habían alargado una semana para
tomar la iniciativa
de abandonar las muletas. Messi no se sentía con confianza
para apoyar el pie.

Salvo la salida de Sevilla, el Barça cuenta por victorias
sus partidos sin Messi. Antes del clásico tiene dos partidos en el Camp Nou.
Este miércoles ante el Bate Borísov, en partido de Champions, y domingo ante el
Villareal,
en partido correspondiente a la décimo primera jornada de liga.

Luis Enrique planteará un 4-4-2 en el Bernabéu si las
lesiones respetan al equipo. Busquets, Iniesta, Rakitic y Sergi Roberto tratarán
de amarrar el balón mientras Neymar y Suárez, en punta de ataque, buscarán la
portería madridista.