Compartir

 La sede de CDC y diferentes ayuntamientos catalanes
gobernados por la formación conservadora están siendo registrados por la Guardia civil. Los
agentes, por orden judicial, han entrado en los consistorios de Olot y de Sant
Fruitós de Bages.

Los agentes han detenido al tesorero de Convergencia
Democrática
, Andreu Viloca y a un alto cargo de obra pública de la Generalitat, Josep Antoni
Rosell. También han sido detenidos ocho empresarios relacionados con empresas
de la construcción y, presuntamente, relacionados con el pago del 3% al partido
que gobierna Cataluña.

Entre estos detenidos hay directivos de las empresas Copisa,
Urbas
er, cabecera de las actividades de medio ambiente de ACS, presidida por
Florentino Pérez, y Rogasa. Uno de los detenidos es el consejero delegado de
Copisa, Xavier Tauler, implicado en el caso que se instruye en la Audiencia Nacional
contra el primogénito de Jordi Pujol, Jordi Pujol Ferrusola, por presuntamente haberle
pagados comisiones.

El President de la Generalitat en funciones, Artur Mas, ha negado
reiteradamente el pago del 3% a la formación política que lidera y ha advertido
que la empresa Teyco, una de las que se relaciona con las mordidas a CDC, ha
pagado por obra pública a otros partidos que, o bien han gobernado en la Generalitat, o bien lo
han hecho en ayuntamientos catalanes o en las diputaciones.

Mas ha alegado que no cuadra ni una cifra sobre el pago de
esas comisiones del 3%
a cambio de la concesión de obra pública.

Para el dirigente catalán los registros que se habían
efectuado hasta hoy en la sede convergente, que está embargada por la Justicia, y en otras
dependencias del partido, obedecían a la intencionalidad electoral de erosionar
a esta formación política.

El que fuera presidente de ERC, Josep Lluís Carod Rovira,
fue quien habló por primera vez del cobro de comisiones de CDC hace 17 años.