Compartir

Más de 3 mil personas han acompañado la salida del President
de la Generalitat
de Cataluña,
Artur Mas, una vez ha declarado ante el Tribunal Superior de Justícia
de Cataluña en relación a la jornada participativa del pasado 9 de noviembre.

Todo el Govern catalán, a lado y lado de las escaleras del
Tribunal, han abierto paso Artur Mas. También han estado presentes los
diputados electos de “Junts pel sí”, de las CUP y dirigentes de otras
formaciones políticas como Unió Democrática de Cataluña o Cataluña sí se puede.

Los ciudadanos han cantado Els segadors, el himno nacional
de Cataluña, y, en ningún momento han cesado los gritos de Independencia. No se
ha producido ningún incidente y, también, se ha evocado la figura de Lluís
Companys, president de la
Generalitat en 1940, que, en un día como hoy de hace 75 años
fue fusilado
por las tropas fascistas en el castillo de Montjuïc.

De la declaración de Mas ante el Tribunal sólo ha
trascendido que el president ha sido tremendamente duro con el proceso al que
está siendo sometido él, la consellera de educación Irene Rigau y la que fue
vicepresidenta del Govern, Joana Ortega.

Mas habría asumido la responsabilidad de impulsar la jornada
participativa del 9 de noviembre asegurando que España es el único país del
mundo
en el que se imputa a un dirigente político por poner las urnas y
permitir que los ciudadanos opinen.

Paralelamente, el líder de las CUP, Antonio Baños, ha
querido tranquilizar
a los asistentes reiterando la vocación de pactar un
gobierno independentista que canalice el proceso de independencia de Cataluña. Baños
ha pedido paciencia para poder negociar y alcanzar un buen acuerdo con la
candidatura de “Junts pel sí”.

El sindicato Manos limpias ha pedido la ilegalización de la
candidatura de unidad popular.