Inicio Tu Ciudad

Expertos ven «insuficiente» el acuerdo parlamentario sobre el proceso de acogida de refugiados en España

Compartir

Dicen que muchos no quieren quedarse en España por la política que tiene, y que la UE no debe cerrar sus fronteras y sí comprometerse

MADRID, 30 (EUROPA PRESS)

Expertos en materia de inmigración, asilo y protección internacional han coincidido en la tarde de este jueves en el Congreso en que el acuerdo parlamentario alcanzado este pasado martes, de bases sobre las que España debe asentar sus procesos de acogida de refugiados, es «insuficiente», durante la jornada 'Refugiados. ¿Cómo responder a esta crisis humanitaria?'.

El experto y catedrático de filosofía del derecho y filosofía política Javier de Lucas cree que la proposición no de ley pactada ayer carece de elementos imprescindibles para convertirse de un pacto de Estado.

A su juicio, «hay un falso punto de partida» y falta la visión que subyace a esta iniciativa. «Es errónea y parcial. Una oportunidad perdida», sostiene, y no se encuentra «ninguna línea de autocrítica», de retrasos, sobre la gestión realizada hasta ahora frente a la urgencia que viven estas personas.

Es más, ha alertado de que hablar de crisis humanitaria y hablar de crisis de refugiados en los términos en los que se plantea la iniciativa ignora a los inmigrantes irregulares que por razones económicas llegan a Europa, como los refugiados.

«Estos también mueren y tienen derechos, aunque no tienen estatuto particular de los refugiados. Es preocuparnos sólo por los refugiados y que los inmigrantes paguen el pato», ha lamentado, al mismo tiempo que ha destacado que esta crisis está demostrando que «naufraga el ADN de la identidad europea».

HAY UNA «GRAN CRISIS» DE REFUGIO

El director del departamento de Campañas y Ciudadanía de Oxfam Intermón, Jaime Atienza, ha advertido de que la cifra de los 15.000 refugiados que ha aceptado recibir España frente a los 1,2 millones que por ejemplo están en Líbano «no es nada».

A su vez, hay una «gran crisis de refugio» porque hay 60 millones fueras de sus países el máximo histórico desde la II Guerra Mundial. Las causas de esta crisis son «profundas» en origen con violencia y conflictos en muchos países, ha indicado.

Atienza ha destacado la respuesta y solidaridad ciudadana frente al fenómeno y considera que hay «tareas» como recuperar la cooperación en niveles acordes a España y no en el miserable 0,14% del Presupuesto actual y estar hasta el 0,7%; así como favorecer condiciones económicas y de derechos humanos en los países o contribuir a resolución de conflictos. «Europa está ante la oportunidad de renacer o morir» ante esta situación, ha indicado.

Mientras, Carlos Ugarte, responsable de Relaciones Externas de Médicos Sin Fronteras (MSF), confiesa que hay varias prioridades que le gustaría que salieran adelante y que ninguna de ellas aparece en el pacto parlamentario.

En este sentido, apunta a la necesidad de poner en marcha el acceso legal y seguro de las personas que huyen de conflictos y de la persecución, ya que existe un consenso generalizado sobre el hecho de que esa inmensa mayoría de personas son sujetos de derecho a proteccion internacional

«¿Por qué personas que tienen derecho de protección internacional se han tenido que jugar la vida hasta llegar a Europa cuando tienen ese derecho internacional reconocido? Parece absurdo que se restrinja ese derecho a determinadas nacionalidades cuando están en la misma situación», se ha preguntado, al mismo tiempo que más de 2.800 personas han muerto intentando llegar a la UE este año.

Además, ha indicado que no se están concediendo visados humanitarios, no se están produciendo reagrupaciones familiares de refugiados, los países de la UE no habilitan oficinas para que se puedan ejercitar estos derechos.

LOS MIGRANTES NO QUIEREN QUEDARSE EN ESPAÑA

Por su parte, Cristina Manzanedo, abogada del servicio Jesuita a Migrantes, que trabaja en la integración de personas extranjeras, ha contado que, sin ser una organización especializada en asilo, los últimos años el perfil de las personas que llegaban a España empezó a cambiar, como puede verse en Melilla, por ejemplo.

«Muchos refugiados no quieren quedarse en España y creemos que en parte es culpa nuestra. Hay una parte por las diferentes condiciones de acogida son mejores en otros países y tienen compañeros y familia que han estado aquí y les cuentan cómo están aquí», ha agregado.

A su juicio, el sistema español «desincentiva voluntariamente» y hay decisión política detrás de que España no sea un país de refugio. Vemos la sitaución en Melilla, las dificultades para conceder asilo, la imposibilidad para las personas subsaharianas para acceder al asilo, las dificultades de los sirios que tienen que pagar a mafias para salir de Marruecos.

A su vez, ha señalado que son varios los meses hasta culminar el proceso de asilo. Cree que los CETI deberían ser unos sitios donde sólo los migrantes deberían registrarse para posteriormente pasar a la Península, y no donde estar hacinados meses.

LA RESPUESTA DE EUROPA

Finalmente, la secretaria general de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), Estrella Galán, sostiene que parte del origen de la crisis tiene que ver con el sistema que la UE ha diseñado para el fortalecimiento de sus fronteras, cada vez «más opacas» y donde la violencia de derechos humanos es «reiterada» frente a la «impunidad» de los estados.

En su opinión, las muertes que se están viendo podrían haberse evitado y son responsabilidad de la UE. «Son consecuencia del incumplimiento de compromisos internacionales y ahora es momento que Europa los recupere», ha precisado.

Según ha defendido, las personas son susceptibles de protección internacional y deberían disponer de medidas legales y seguras para solicitarla en cualquiera de los países de la UE. Al mismo tiempo qu eha hecho hincapié en que el asilo «no es una cuestión de gracia» sino un «compromiso» recogido en la Convención de Ginebra.

En este contexto, ha criticado que España ha debilitado por la crisis su sistema de acogida, que hasta ahora era garantista. «En este momento están amenazados los valores fundacionales de la UE», ha precisado, subrayando que Europa no debe cerrar las fronteras a los refugiados.