Compartir

NUEVA DELHI, 30 (Reuters/EP)

Una multitud hindú ha matado a un musulmán en India por los rumores de que ha sacrificado a una vaca, desencadenando la violencia, que la Policía achaca a la tensión impulsada por los políticos que persiguen una estricta protección de este animal sagrado para muchos hindúes.

El herrero Mohammad Ajlaq fue golpeado con piedras hasta la muerte la noche del lunes por al menos 10 hombres en la ciudad de Dadri, a 50 kilómetros de la capital, Nueva Delhi. Un gran grupo se había reunido antes en la puerta de su casa y había acusado a su familia de comer res a escondidas.

“Les grité y grité que no habíamos comido res y deberían haber dejado de golpear a mi padre y a mi hermano pero me empujaron”, ha recordado la hija de Ajlaq, Sajida Saifi, quien no pudo hacer nada para evitar el ataque. Su hermano fue llevado al hospital con varias heridas. “Vi cómo mataban a mi padre y nadie venía a salvarle”, ha afirmado.

“NO HAY JUSTIFICACIÓN”

La ingesta de vacuno no es ilegal en Uttar Pradesh, un estado muy poblado del norte de India, donde se encuentra Dadri, aunque el sacrificio del animal sí está prohibido.

“¿Cómo comer carne de vaca puede suponer un crimen tan grande?”, ha criticado Saifi, quien ha añadido que incluso si hubiesen comido no hay justificación para el asesinato.

La Policía ha arrestado a seis de las 30 personas acusadas por el asesinato de Ajlaq y se ha enviado una muestra de carne de su casa para realizarle pruebas forenses y comprobar si es res.

El asesinato desencadenó enfrentamientos entre los hindúes y los musulmanes de la localidad, por lo que se desplegó Policía adicional para restablecer la paz.

La retórica sobre la protección de las vacas ha incentivado a algunas personas a actuar como vigilantes, según el agente de Policía Anurag Kumar, quien está investigando el linchamiento. “El incidente es estremecedor”, ha lamentado. “La turba hindú se tomó la Justicia por su mano”, ha denunciado.

UN ANIMAL SAGRADO

Mientras que muchos miembros de la comunidad hindú, la mayoritaria en India, consideran las vacas sagradas, otros habitantes del sur del país comen carne de este animal. Además, la mayoría de las personas de clase baja son musulmanes y cristianos.

A menudo se usan las duras medidas para proteger a la vacas como reclamo político para ganar los votos de los hindúes. Sin embargo, estas normas suelen provocar disturbios entre hindúes y musulmanes.

India es el mayor país exportador de carne de res y el quinto consumidor a nivel mundial, pero el Gobierno del primer ministro, Narendra Modi, quiere prohibir en todo el país el sacrificio y comercio de este animal, el cual está gestionado en su mayoría por musulmanes.

Se han tomado medidas drásticas sobre el comercio ilegal de ganado vacuno en el país vecino de Bangladesh, donde la mayoría de habitantes son musulmanes, y en dos estados indios gobernados por el partido de Modi hay estrictas leyes sobre la protección de vacas.