Compartir

MADRID, 29 (EUROPA PRESS – David Gallardo)

Seis años después de separarse en 2009, Kiko y Shara regresan con un nuevo álbum, Positivo, que rebosa, como no podría ser de otra manera con ese título, luz, energía, buen rollo y ganas de seguir adelante. “La música es terapia y queremos animar a la gente. Demasiada pena tenemos ya en el día a día. Hay que levantar el país como sea y si no lo hacen los políticos lo hacemos nosotros con nuestras canciones”, recalca a Europa Press la mitad del dúo, Juan Manuel Gaviño, Kiko.

Ahonda en esta idea su hermana Shara, quien afirma que regresan con “muchas ganas” y cargados de “energía positiva”, aunque aclara que el repertorio del disco es “muy completo” y también hay “medios tiempos y baladas”. “Pero queremos que se pongan el disco cuando hayan tenido un mal día porque sientan que les vamos a alegrar”, apostilla, antes de que su hermano añada que “estamos en un momento en el que todos necesitamos un poco de positividad y un chute de energía”.

Para contribuir a ese chute, la pareja ha trabajado “más de dos años” en su regreso, que cuenta con composiciones propias pero también con aportaciones de artistas de relumbrón como David Bisbal, Luis Fonsi, Riki Rivera e Ismael Moya, entre otros. Para redondear, de la producción se encarga David Santisteban.

“Cuando alguien quiere aportarte, hay que abrirse porque lo contrario te impide avanzar, ya sea en el plano artístico o en el personal”, plantea Kiko sobre esta nómina de colaboradores a la que su hermana Shara define como “un lujazo total y un gustazo”.

EL PASO DEL TIEMPO

Kiko & Shara inciaron su andadura musical allá por 2006 siendo unos veinteañeros y la retoman ahora cerca de los treinta, algo que lógicamente marca sus canciones. “Pero tenemos la misma ilusión que al principio”, se apresura a recalcar Kiko, antes de que su hermana agregue que debe tener el “síndrome de Peter Pan, porque sigue sintiéndose una chavala”.

“El tiempo pasa volando, pero tenemos la misma ilusión que al principio, con esos nervios por saber qué pasará cuando la gente tenga el disco nuevo en sus manos. El día que no tenga el pellizco en el estómago, dejo la música”, asegura Kiko mientras su hermana sonríe y asiente: “No cambio por nada esa sensación que se siente cuando el concierto está a punto de comenzar con las luces ya apagadas y el público gritando”.

No tardarán mucho en volver a sentir esa emoción, pues sus planes pasan por reencontrarse con su público de manera inminente en eventos de firmas de discos (consulta todas las fechas y ciudades AQUÍ) y volver a la carretera después a partir de noviembre, primero por España y después por América.

“Tenemos muchos fans en América, nos escriben mucho en las redes sociales desde varios países. De hecho, el disco tiene un sonido internacional, con un pop más abierto y más latino actual. Seguro que además es muy enriquecedor porque podemos adentrarnos en otras culturas y hacer una fusión bonita y aprendemos todos”, reflexiona Kiko.

VOCES 'CONDENADAS' A CANTAR JUNTAS

En Positivo sus voces vuelven a empastar con la aparente facilidad de antaño, demostrando que su sello característico sigue intacto, algo a lo que Kiko se refeire como “el secreto del dúo”, para después afirmar: “La gente nota que las voces funcionan de manera natural, más allá de que a alguien le guste o no cómo cantemos”.

Tanto Kiko como Shara coinciden al referirse a la vida de artistas como una “montaña rusa” en la que, según ella, es indispensable esa “adrenalina de que te falta el aire, pero cuando acaba el viaje estás deseando montarte otra vez”.

Kiko profundiza en la cuestión: “Es la emoción de no saber donde vas a ir a parar. A veces sacas un disco y no va como esperas, pero lo vuelves a intentar, eso yo lo he vivido. Nosotros nunca hemos perdido esa emoción y esas ganas de seguir mejorando, y eso hace que este trabajo sea especial”.

Por último, la pareja habla de su regreso tras probar fortuna en solitario en la que quizás, efectivamente, las cosas no salieron como esperaban. “Hay una complicidad que hace que sintamos prácticamente a la vez muchas cosas a nivel musical. Eso nos llevó a pensar en volver, aparte de que tampoco había nadie con nuestro sello y nuestro hueco seguía estando ahí”, zanja Kiko, por supuesto, rebosante de emociones y sobrado de ganas. Porque esa es su forma de entender la vida.

El primer single de este regreso es Perro que ladra no muerde, del que a continuación vemos su correspondiente videoclip:

https://www.youtube.com/watch?v=nmLJZ7NFCg8