Compartir

Se ha alcanzado un “acuerdo verbal” con las empresas, que serán las que se responsabilizarán de los costes de las contrataciones.

MADRID, 29 (EUROPA PRESS)

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, y la delegada de Medio Ambiente, Inés Sabanés, han anunciado este martes la paralización desde el 1 de octubre de los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) en la limpieza y zonas verdes, sumado a las contrataciones inmediatas de unos 500 nuevos barrenderos en una primera etapa.

Esos 500 trabajadores más de manera inicial vienen de la eliminación de los ERTE y de nuevas contrataciones de las concesionarias. Desde el 15 de octubre se incorporarán trabajadores de nuevas contrataciones y los procedentes de los contratos en prácticas de la Agencia para el Empleo, que impulsará prácticas laborales remuneradas en programas mixtos de formación teórica y prácticas en las empresas.

La idea es contratar a esos jóvenes en prácticas “en el mismo número que contraten las empresas”. Ambas dirigentes han puesto como ejemplo que Ferrovial, una de las empresas, ya les ha anunciado que contratará a 40 personas más, lo que se traduce en 40 empleos para jóvenes de la Agencia municipal.

Es por eso que Carmena ha sumado las 500 contrataciones que tienen aseguradas con la posibilidad de unir aproximadamente 200 más procedentes de la Agencia para el Empleo. “Posiblemente se llegue a 700 nuevos barrenderos en la ciudad”, ha declarado Manuela Carmena.

Carmena ha explicado que ya se ha comenzado con la formación de estos jóvenes “por si no se llegaba a un acuerdo” con las empresas. “Ojalá se puedan incorporar desde el día 15”, ha deseado. El total de nuevos trabajos se conocerá a mediados de octubre, cuando las empresas detallen las cifras tras organizar sus calendarios.

A partir del 1 de octubre y de forma progresiva se paralizarán los ERTE que afectan a la plantilla actual, compuesta por 4.000 trabajadores entre diario y fin de semana. El Ayuntamiento desea que el grueso de trabajos corresponda a “barrenderos, personas con escobas”. También se quiere que sean barrenderos los jóvenes que pasen por la formación dual de la Agencia para el Empleo.

Las nuevas contrataciones no supondrán un euro más a las arcas municipales ya que todo queda en manos de las empresas. Sobre el coste que les puede suponer el Ayuntamiento no lo sabe porque, entre otras cuestiones, forma parte de la “intimidad contractual”. La alcaldesa ha reconocido que se trata de un “acuerdo verbal con el compromiso de todos los intervinientes” ya que no se han producido cambios en los pliegos de los contratos.

“Estamos muy satisfechos con el acuerdo alcanzado con las empresas contratistas y responsables para hacer posible que Madrid esté limpio”, ha expuesto la alcaldesa. Sabanés, por otro lado, no ha obviado la complejidad de la negociación con unos contratos integrales con “un 40 por ciento de recursos menos que en otras épocas y de casi imposible modificación”.

CÓMO SE CONVENCE A LAS EMPRESAS

Tanto Carmena como Sabanés han coincidido en afirmar que Madrid vivía una “situación de emergencia” en lo que a limpieza se refiere y que la “responsabilidad” era de todos, tanto de la Administración como de las empresas. A la pregunta de qué ganan las concesionarias con la reversión de los ERTE y las nuevas contrataciones, la alcaldesa lo ha resumido con una palabra, se juegan su “prestigio”.

“Saben del desprestigio de no ser capaces de limpiar Madrid”, ha destacado Carmena, que ha asegurado que nunca había visto una “disposición tan grande” a negociar como la demostrada por las concesionarias. “Si continúan limpiando es porque les interesa”, ha remachado Sabanés.

Manuela Carmena ha remarcado que el contrato recogía como primera obligación la de limpiar. “Las empresas han asumido que si no contratan a más gente no cumplen con esa obligación”, ha lanzado. Para 'convencer' a las adjudicatarias el Ayuntamiento lanzó inspecciones por sorpresa para demostrar la “poquísima gente” que hay en los cantones de limpieza, con independencia de que las empresas dijeran lo contrario. “¿Ha podido influir? Probablemente”, ha esgrimido la regidora.

Y como “las palabras se las puede llevar el viento”, el Ayuntamiento se reunirá mensualmente con las empresas para ver la evolución. No han obviado ninguna de las dos dirigentes municipales que en la negociación se pusieron encima de la mesa “alternativas”, al ser preguntadas por la remunicipalización del servicio. “Se puso en la mesa, sí”, ha afirmado Inés Sabanés.

Carmena, como jurista, ha defendido que su equipo es “responsable y defiende la ley”, en definitiva, que los contratos se tienen que cumplir, incluidos los integrales, firmados por la anterior Corporación por diez años. Sólo si hubieran visto que las empresas no cumplían se habrían planteado otra solución.

La “firmeza en el régimen sancionador” va a ser otro pilar de la gestión municipal, han asegurado las dos dirigentes municipales. Y es que, en palabras de Carmena, “el Ayuntamiento no va a tolerar lo que hasta ahora se les había tolerado”. Para eso ha puesto un ejemplo: si la hora de limpieza en una casa particular está en 11 euros, por ejemplo, y alguien ofrece bajar a 3 euros e ir “cuando se quiera” eso no resulta barato sino “absurdo”.

Pero lo conseguido en esta negociación no supone en ningún caso “la vuelta a la situación de las empresas antes de los contratos integrales”, ha lamentado la edil de Medio Ambiente, auque ha reconocido que es “un paso muy importante”.

PARA NAVIDAD

“Para Navidad tiene que empezar a notarse”, ha calculado la alcaldesa. El Plan para la Limpieza de Madrid arrancará con 147 actuaciones intensivas en distritos, durante un tiempo estimado no inferior a tres meses, en el que se incorporará la experiencia de las 29 limpiezas de refuerzo llevadas a cabo el pasado verano en la ciudad.

Este plan intensivo irá acompañado de una amplia campaña de información y concienciación ciudadana para incorporar a los vecinos en el mantenimiento de los barrios.

GPS Y OTRAS HERRAMIENTAS TECNOLÓGICAS

Las inspecciones seguirán en marcha, con un incremento de los controles objetivos, para lo que serán imprescindibles las nuevas tecnologías. Así, se mejorará el programa de software ya existente, contratado por el anterior equipo de Gobierno, para “ver los recorridos de los camiones”, por ejemplo.

Dicho contrato informático por 14,6 millones “no se debería haber hecho”, ha opinado la regidora, que ha acusado al programa de ser “caro e ineficaz”. Lo que les toca ahora es asumirlo al estar parcialmente abonado y mejorarlo. De este modo se pretende que se pueda ver desde el Ayuntamiento si las calles están sucias. Si no fuera posible recurrirían a los programas de tráfico.

Además del recurso al GPS, Carmena ha puesto en valor la “aceptación social”. “Si veis algo que no está limpio, por favor, dirigíos al Ayuntamiento y poned quejas”, le ha dicho a los madrileños a través de la prensa.

Sabanés ha aseverado que el dinero procedente de sanciones a las empresas si no cumplen los objetivos marcados irán a “usos vinculados a la limpieza de la ciudad pero en ningún caso a las contratas de la limpieza”. Tampoco a la deuda, como hacía el anterior Ejecutivo, ha denunciado la edil. “Desde 2013 hasta hoy el anterior Gobierno no destinó ni un euro de las sanciones de las empresas a limpiar sino a la deuda”, ha apuntado la delegada.

También han querido dejar claro que “no, no y no” se condonará deuda alguna a las concesionarias. “En absoluto se condona nada. Es controlar más”, han resumido.