Compartir

Más de un centenar de manifestantes reclama frente a la estación vallisoletana una solución para su barrio al paso del convoy

VALLADOLID, 29 (EUROPA PRESS)

El alcalde de Valladolid, Óscar Puente, no ha subido este martes en el viaje inaugural de la línea de Alta Velocidad (AVE) Madrid-León a su paso por la capital vallisoletana como muestra de solidaridad con los ciudadanos del barrio de La Pilarica, aunque sí ha recibido a la comitiva institucional que viajaba en el convoy, en la que participaban el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y la ministra de Fomento, Ana Pastor, momento que el regidor ha aprovechado para entregar una carta a la ministra con las demandas de los vecinos.

En declaraciones recogidas por Europa Press, Puente ha justificado esta decisión como prueba de solidaridad con los habitantes del barrio, el cual se encuentra dividido por el paso de la vía férrea y sin posibilidad de comunicarse por el paso a nivel que unía las dos partes, al quedar cerrado de forma definitiva por Adif para el paso de la Alta Velocidad.

El primer edil ha expresado su disgusto por que no se haya podido encontrar una solución que evitara el “aislamiento” del barrio, como la construcción de un paso subterráneo, de una pasarela peatonal sobre las vías o la depresión del actual paso a nivel para que por él puedan pasar tanto peatones como vehículos de emergencia.

En este sentido, ha recordado que el Consistorio ya ha dado las licencias pertinentes para la realización de las obras, las cuales competen al Ministerio de Fomento a través de Adif.

A su llegada a la estación Campo Grande de la capital, en torno a las 10.00 horas, Puente se ha encontrado con algo más de un centenar de manifestantes que reclamaban en la entrada la reapertura del paso a nivel para “evitar el aislamiento del barrio”.

Tras saludarlos, el alcalde ha entrado al vestíbulo de la estación, al cual sólo podían acceder, entre fuertes medidas de seguridad, viajeros con billetes y personal de Renfe, de manera que los periodistas que cubrían el evento no han podido acompañar a la comitiva municipal en su recibimiento al convoy, que ha llegado procedente de Madrid alrededor de las 10.30.

El primer edil ha saludado a las autoridades que viajaban en el tren y ha entregado la misiva con las reclamaciones de los vecinos de La Pilarica a Ana Pastor, al tiempo que ha pedido una solución al problema y ha indicado su intención de no subir al convoy por solidaridad con el barrio.

Según ha explicado Óscar Puente a su salida, la ministra se ha comprometido a estudiar dichas reivindicaciones contenidas en la misiva, donde se critica el cierre del paso sin haberse habilitado ninguna alternativa o se recuerda que de haberse soterrado las vías férreas como está proyectado, no se habría dado esta situación. En la carta también si invita a Pastor a visitar el barrio durante la celebración de sus fiestas, entre el 9 y el 12 de octubre.

Por otro lado, el alcalde ha confesado su “extrañeza” ante “tantas vallas y tanto parapeto” para impedir el acceso de prensa y vecinos a la estación.

APLAUSOS Y ABUCHEOS

Posteriormente, el regidor se ha acercado de nuevo a los manifestantes, a los que se ha dirigido a través de un megáfono para justificar su atención a las autoridades llegadas en el AVE como “una obligación” del cargo de alcalde, al tiempo que les ha confirmado la entrega de la carta y su rechazo a subir en el tren como muestra de apoyo hacia ellos, lo que le ha granjeado los aplausos de algunos vecinos, aunque también los reproches y hasta los abucheos de otros que lo acusaban de incumplir su promesa de que no se cerraría el paso a nivel.

Quien sí ha subido al tren en Valladolid ha sido el presidente de la Diputación de Valladolid, Jesús Julio Carnero, el cual ha subrayado que se trata de un día “muy importante para Valladolid, Palencia, León y toda Castilla y León”, a la vez que ha destacado las ventajas que supondrán para las tres provincias el acortamiento de los tiempos de viaje entre ellas.

Carnero también ha mostrado su comprensión hacia las reivindicaciones de los vecinos de La Pilarica y su respeto por la decisión adoptada por el alcalde de la ciudad.

Óscar Puente ha estado acompañado por los concejales de Medio Ambiente, María Sánchez, y de Seguridad y Movilidad, Luis Vélez, el cual ha avanzado que el Consistorio se reunirá con los vecinos para plantear una reordenación del tráfico de algunas calles adyacentes al clausurado paso a nivel que reduzca el “inevitable” caos circulatorio que el cierre va a provocar, como una posible saturación del próximo túnel de Vadillos.

Junto con la construcción de un nuevo paso subterráneo para vehículos, una pasarela peatonal o una depresión del paso a nivel, las autoridades municipales también han reclamado la mejora y adecuación del actual paso peatonal cercano, el cual es calificado como “el agujero” por los vecinos, debido a que “es muy estrecho, carece de luz eléctrica, es inseguro y está sucio”.

Así lo ha asegurado la presidenta de la Asociación Vecinal de La Pilarica, Margarita García, quien, no obstante, sí ha reconocido el “detalle” del alcalde. García ha subrayado la “sensación de aislamiento” del barrio, puesto que actualmente sus vecinos deben acudir a Vadillos o salir de la ciudad por la Ronda Interior para acceder al otro lado de las vías.

Por último, ha criticado que el cierre del paso a nivel se haya efectuado con bloques de hormigón que “no dejan ver el otro lado del barrio, lo que “aumenta esa sensación de aislamiento muy grave”.

Entre los manifestantes podían leerse y escucharse lemas como 'No al cierre, soterramiento ya', 'Ven a mi barrio, a ver cómo pasas', 'No se rinde Pilarica' o 'Alcalde, quédate con nosotros'.