Compartir

MADRID, 27 (EUROPA PRESS)

El ciclista eslovaco Peter Sagan (Tinkoff-Saxo) se ha proclamado este domingo campeón del mundo de ruta tras imponerse en la prueba celebrada en Richmond (Estados Unidos), después de seis horas y 14 minutos encima de la bici en los 261,4 kilómetros de recorrido.

Sagan, que sacó tres segundos de renta a sus rivales, esprintó a dos kilómetros de la meta y abrió suficiente brecha como para no dejar escapar el triunfo. La medalla de plata correspondió al australiano Michael Matthews y el bronce fue para el lituano Ramunas Navardauskas. El mejor español fue Alejandro Valverde, quinto.

El murciano no pudo ser protagonista en los últimos metros. España no estaba en las posiciones delanteras, pero la consistencia de Valverde –que tiene seis medallas mundialistas– siempre hace dar opciones al corredor del Movistar, que finalmente entró en la quinta posición, con la misma diferencia que el podio.

En cualquier caso, la jornada era de Sagan, que según cruzó la meta recibió un mensaje de su compañero en el Tinkoff Alberto Contador. “Eres un superclase”, escribió el pinteño, que sabe todo lo que ha sufrido el eslovaco. El eterno 'segundón' esta campaña terminó consiguió el premio más grande que podría imaginar: el maillot arcoíris.

La carrera estuvo marcada por la prudencia y por la escapada que cogió cuerpo a ocho vueltas para el final, con más de 100 kilómetros para alcanzar la línea de meta. El colombiano Alzate, el irlandés Dunne, el americano King, el neozelandés Sergent y el rumano Tvetcov formaron esta avanzadilla que no preocupaba en absoluto al pelotón dada la ausencia de favoritos.

Pese a que la ventaja creció hasta los 2:30, el grueso del grupo no aceleró hasta que las fuerzas fallaron a los aventureros. Cada repecho era un mundo para los escapados, cuyo ataque se vio finalmente neutralizado a 60 kilómetros de la línea de meta. Ahí murió la valentía de estos nueve ciclistas.

CAÍDA Y NERVIOS.

A partir de este momento, el título se ponía en juego. Cada vez más cerca del final –más de cinco horas en las piernas– Boivin, Siutsou y Phinney tomaron la iniciativa en otra intentona por fragmentar el pelotón y hacer dudar a los granes favoritos, que se tenían perfectamente controlados los unos a los otros.

Sin embargo, el teórico orden se quebró a 53 kilómetros de meta, cuando una caída masiva provocó un estrechamiento y varios ciclistas se fueron al suelo. Otros tantos quedaron cortados, entre ellos alguno de los nombres más destacados como Kiatkowski, que defendía el título, o el noruego Boasson Hagen.

Hasta este punto llegó la tranquilidad porque fue el español Joaquim 'Purito' Rodríguez quien decidió ponerle picante al campeonato. Un ataque del catalán revolucionó a los gallos de cada selección y permitió la formación de una nueva escapada con siete miembros, entre ellos un español, Dani Moreno y a su vera, Mollema, Stannard, Amador, Kwiatkowski, Viviani y el experimentado Boonen.

Más, Plaza y Erviti eran los tres españoles que permanecían en el segundo grupo, pero sin la sensación de poder hacer magia para aupar a Valverde a los primeros puestos. En cualquier caso, el murciano se las ingenió para aparecer entre los más rápidos y concluir quinto, pero no para frustrar la fiesta de Peter Sagan, que nunca olvidará el nombre de Richmond, donde conquistó su primer título mundial.